top of page
  • Foto del escritorSilvia Resa López

Saca tu poder del armario

¿Te gusta tu imagen? ¿Con qué estilo te identificas? ¿Ya no trabajas en el mismo sitio? ¿Tu cuerpo ha cambiado? ¿Crees que la persona que muestras es la que ven los demás? ¿Eres fan de las compras? ¿A menudo no encuentras qué ponerte, aunque tu vestidor esté lleno? Desde el Coaching, te invito (y te acompaño) a sacar todo tu poder del armario



“Es que no tengo qué ponerme” ha sido una de las frases más escuchadas en mi familia de origen durante años, sobre todo por parte de las integrantes femeninas.

En mi caso particular, desde siempre me ha parecido que el tema de la imagen podía ser secundario, siempre y cuando mi vestidor tuviera una variedad de prendas que me permitieran acudir a los sitios con ropa limpia y planchada.


De todo ello llevo ocupándome con esmero desde que era una preadolescente, hasta el punto de haber hecho de la habilidad un oficio (me refiero al sistema creado en mi gabinete Diga Coaching, basado en hacer coaching mientras planchas, IronCoaching)

En estos días he sabido que el concepto de imagen puede tener otra acepción, resumida en uno de los mantras de la experta Mamen Abad (@mamenabad): “tu imagen siempre comunica, lo quieras o no; por tanto, sé tú quien la elija”.

Abad dirige una empresa consultora integral de Imágenes de Mujeres y durante cuatro días ha impartido el curso virtual “Logra un armario poderoso” a partir de clases magistrales en directo.




“Imagen Poderosa” es el programa grupal específico para mujeres que dirige Abad “para mejorar tu propia imagen desde un conocimiento de ti misma”.

“Cuando se trata de tu armario, cantidad nunca es sinónimo de felicidad”, dice esta experta; “es mejor tener veinte prendas que conecten con lo que deseas en la vida, que tener 200 con las que no te sientes bien”.


Decálogo poderoso


“Solemos ver la imagen como algo estético; sin embargo, ha de estar alineada con un objetivo, lo que denomino vestir con propósito”, dice Mamen Abad; “no obstante, es difícil avanzar cuando no sabes la forma de tu cuerpo, desconoces tu estilo o qué colores y prendas serían más adecuadas en cada momento”.

“Cuando tú misma no sabes lo que quieres y compras, asesorada por personas que únicamente se basan en su buen gusto, tienes la misma dificultad, pues tu imagen no expresa la persona que tú eres”, dice Abad, que propone el siguiente decálogo para sacar todo tu potencial del armario:



  • Tu imagen te influye en cómo sientes, piensas, hablas, actúas y en cómo interactúan contigo, por lo que has de hacerte responsable de ella. “Tu ropa te ha de representar”, dice esta asesora de imagen; “aunque vístete con lo que tienes en tu armario ya que, al fin y al cabo, tu imagen ha de ser coherente con quien eres; si te disfrazas es una mentira que generará desconfianza”.

  • No existe la imagen perfecta para quien no sabe lo que desea lograr con ella.

  • La ropa se adapta a tus necesidades y no al contrario. Puedes ser tú misma en cualquier momento eligiendo el contenido de tu vestidor. “Aunque engordes, no te castigues y cómprate las prendas que requieras para sentirte bien contigo”, dice Mamen Abad; “tu look puede variar según las circunstancias; lo importante es que te sientas guapa, que conectes con esa imagen que muestras”.

  • Siéntete merecedora de lo que te estás dando. “Saber qué quieres ponerte, para qué lo quieres y qué deseas expresar te permite sentirte bien con tu apariencia en cada momento”, dice Abad.

  • Elige prendas que te motiven. “Ropa que te haga sentir lo que deseas y cómo deseas sentirte”, dice Abad; “busca prendas que te ayuden a modificar tu estado de ánimo, que te acompañen en aquello que deseas contar al mundo cada día”.

  • Un armario que te represente. Con prendas que te ayuden a ser auténtica, que hablen de ti; “¿para qué vestirte como lo hacías años atrás si tú ya no eres la misma persona?”, dice esta experta; “dentro de cada una hay mil mujeres diferentes y tú tienes todo el derecho a experimentar”.

  • Tu look habla sin palabras. Se dice que bastan siete segundos para dar una primera impresión a los demás; por ello, utiliza prendas que te ayuden a conectar con tu objetivo, que te permitan centrarte en lo que deseas comunicar y lograr.


“Es importante deshacer algunas creencias, por ejemplo, pensar que sólo puedes vestir bien si tienes un cuerpo o una talla determinada”, dice Mamen Abad; “aceptarte tal cual eres, quererte más cada día, sentirte bien con tu imagen y, en definitiva, sacar lo mejor de ti misma, están en la base de una imagen coherente con quien tú eres y cómo deseas expresarte ante el mundo”.


Decide cuál es tu envase


Puede que algunos aspectos te frenen en tu proceso de empoderamiento desde tu vestidor. Por ejemplo, si no te sientes bien con tu cuerpo, si no tienes un propósito al vestirte, si te compras prendas que poco o nada tienen que ver contigo, si no sabes qué tipo de ropa te favorece o si echas balones fuera, es decir, la responsabilidad de lo que sientes pertenece a otras personas por quienes te viste condicionada en su momento.

“Es habitual que algunas mujeres acumulen tallas y prendas, convirtiendo su armario en un espacio inaccesible, con lo que conlleva en términos no sólo económicos y de falta de espacio, sino de paz mental inexistente”, dice Mamen Abad; “esto pasa porque no saben cuál es la talla correcta, sienten que no tienen nada que ponerse, a pesar de todo no desean desprenderse de ninguna prenda y vuelven a comprar más y más ropa, que se sigue acumulando en el vestidor”.


Por el contrario, los beneficios de un armario “poderoso”, que te representa, empiezan en la selección de tu vestuario, sabiendo qué prendas deben salir y qué otras deben entrar o quedarse. Mamen Abad indica cómo construir ese poder desde tu armario:




  • Beneficio # 1. Obtienes más espacio. Deben salir las prendas que no te valgan, por grandes o pequeñas; las de otra temporada; las que no tienen “pareja”, lo que hace difícil que se combinen. Deben entrar o quedarse, aquellas prendas que hablen de ti y de tus cualidades.

  • Beneficio # 2. Multiplica las combinaciones de tus looks. Busca ropa combinable, tanto dentro de tu vestidor (prendas que se comunican entre sí) como al comprarla. Abad recomienda que cada conjunto genere, al menos, tres looks distintos y preferiblemente para tres ocasiones diferentes.

  • Beneficio # 3. Identifica tu envase. Conoce primero tu esencia y elige el formato que sea mejor y más adecuado para ti. Piensa en qué es lo que deseas comunicar desde tu autenticidad, tanto desde el punto de vista profesional como personal. “Si fueras un perfume, ¿cuál sería tu envase?”, dice Abad.

  • Beneficio # 4. Cada outfit o conjunto que vistes comunica aspectos distintos de ti. “No es el juicio de la gente lo que te ha de importar, sino lo que estás comunicando a través de tu imagen cada día”, dice la creadora de “Imagen Poderosa”.

  • Beneficio # 5. Centrarte en tu objetivo. Cuando has elegido tu ropa y tu arreglo, te despreocupas y te das a los demás, te enfocas hacia quien te escucha, logrando tus objetivos con más facilidad.

  • Beneficio # 6. En tu mejor momento. “Cuando conoces tu imagen tienes la mejor proyección en todo momento”, dice Abad; “un armario que te representa te hace sentir bien en tu piel”.

  • Beneficio # 7. Lista para viajar. Si tu armario está bien construido, bien armado, hacer la maleta es cuestión de minutos.


Si has llegado hasta aquí, comparto algunas preguntas que la experta Mamen Abad propone, a modo de entrenamiento: ¿cuál es tu envase, ese look que te representa y te hace sentir auténtica, comunicando lo que realmente eres?; ¿hay un conjunto ideal en tu armario? ¿qué prendas sobran y faltan en tu vestidor?

Esta experta te recuerda que “en tu armario no tengas nada que no te pondrías mañana mismo” y te invita a que “descubras tu imagen poderosa y vuélcala en tu armario”.


¡Felices y Poderosos Armarios! ¡Feliz Coaching!



Y recuerda que…

  • Cuando se trata de tu vestidor, cantidad nunca es sinónimo de felicidad.

  • Tu imagen ha de estar alineada con un objetivo, no es algo meramente estético.

  • Acéptate tal cual eres y siéntete bien con tu imagen, para sacar lo mejor de ti misma.

  • Cuando has elegido tu ropa y tu arreglo, te despreocupas y te enfocas hacia quien te escucha.

  • Descubre tu imagen poderosa y vuélcala en tu armario.

97 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Komentáře


bottom of page