• Silvia Resa López

¿Qué es la medicina Integrativa?


Cada vez tenemos mayor información sobre técnicas y disciplinas curativas, como la acupuntura, aromaterapia, homeopatía, de los campos electromagnéticos, la centrada en masajes, quiropráctica, iridología o la conocida como medicina tradicional china.


Todas ellas se caracterizan por situarse más cerca de la naturaleza, además de contar con menos efectos secundarios, si se comparan con las propiedades de la medicina convencional.


No obstante, si sumamos los efectos de unas y de otra podríamos llegar a la fórmula casi perfecta: la Medicina Integrativa; "ésta no rechaza la medicina tradicional, como tampoco acepta las terapias alternativas no contrastadas previamente o no sometidas a juicio". Quien habla es Mar Begara, pediatra especializada en Integrativa desde hace años y que ha participado en el Summit Online, organizado recientemente por la Escuela de Salud Integrativa y centrado en tal concepto.


"Esta medicina aborda las patologías pediátricas de otra forma, ya que actualmente estamos medicalizando en exceso, lo que genera, a su vez, un mayor número de enfermedades crónicas", dice la doctora Begara, que avala su opinión con datos: durante los últimos treinta años, los casos de dermatitis atópica en niños se han triplicado; las alergias alcanzan actualmente al 20% de la población infantil en España y en cuanto a los trastornos del desarrollo, "son una auténtica pandemia".


Dice Mar Begara que este tipo de alteraciones es el resultado de "complejas interacciones entre factores genéticos, que representan aproximadamente entre el 30% y el 40% del total y ambientales"; "entre estos últimos se encuentran los físicos, químicos, biológicos, psicológicos y sociales"


Se incluyen, dentro de estos trastornos, los problemas de aprendizaje, que alcanzan entre el 5% y el 10% de los escolares; el déficit de atención, entre el 3% y el 6%; los Trastornos del Espectro Autista (TEA), que ya representan el 2% en la infancia, con tendencia creciente y el retraso mental, el 1%.


"La calidad de vida de nuestros niños está empeorando, con padecimientos más propios de los adultos, como la diabetes o el alto nivel de colesterol", dice la doctora Begara; "en este punto influyen también las condiciones ambientales y de alimentación"


"La pediatría integrativa combina las mejores terapias disponibles en una medicina orientada a la salud de la totalidad, teniendo en cuenta la seguridad y eficacia de las diversas disciplinas", añade esta profesional.



El enfoque integrativo


Dice esta experta que, mientras la medicina convencional es biomédica, esto es, se centra en los "antis" (antiinflamatorio, antihistamínico, antipirético), la alternativa la complementa; "por ejemplo, es el caso del uso del jarabe de jengibre para calmar las náuseas durante los ciclos de quimioterapia"



La medicina integrativa suma las ventajas de ambas, es decir, la eficacia de la convencional junto a los beneficios de la natural; esta última "busca incrementar el efecto autocurativo del organismo, reforzando la energía interior mediante determinadas terapias cuyo principio básico se expresa: lo primero, no dañar"


Practicar los hábitos propicios en un ambiente saludable implica la autorregulación, a partir de las técnicas que relacionan cuerpo y mente; "ello implica una salud ambiental y una nutrición correcta, un tratamiento adaptado individualmente, un balance ajustado entre ejercicio y sueño, el fomento de las relaciones sociales y el cuidado de la espiritualidad", dice la doctora Begara.


Entre los beneficios que la pediatría puede obtener de la medicina integrativa Mar Begara destaca los siguientes:

  • Poder autocurativo del cuerpo. Los niños tienen mayor capacidad de regeneración que los adultos por lo que, a medida que cumplimos años, dicha habilidad decrece.

  • Emocionalidad olvidada. En los padecimientos infantiles suele olvidarse con frecuencia la parte emocional. La integrativa propone el establecimiento del triángulo formado por padres, niño y médico, tanto en la fase de diagnóstico como la de tratamiento.

  • Patrones de comportamiento. Esta clase de medicina permite analizar y proponer acerca de los estilos de vida. Tanto el comportamiento como la nutrición establecen sus bases durante la infancia.

  • Relación médico-paciente. Conlleva conocer a la familia del niño.

  • Responder a las dudas. Los padres empiezan a preguntarse cómo es que los diversos trastornos crecen cada vez más. De ahí que la demanda de la medicina integrativa vaya en aumento.

Y es que el propósito de la medicina integrativa, la que suma, consiste en "entender al niño en un contexto amplio de factores, los cuales ejercen influencia directa e indirecta en el balance entre salud y enfermedad y que inciden en el proceso de curación", dice la pediatra integrativa Mar Begara.


Ilustraciones: Ágata del Barco

51 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo