• Silvia Resa López

Mujeres conscientes e imparables

Seas mujer u hombre, ¿cómo te sientes como persona? ¿crees que consigues tus metas? ¿hay algo que te frene? ¿esas barreras son sólo externas o están también en ti? Desde el Coaching te propongo ser consciente de dónde estás y adónde deseas llegar para ser imparable.


En unos días se celebra el Día Internacional de la Mujer y este año aprovecho para plantearte una pregunta: ¿Qué has conseguido?

En una de mis pelis favoritas, “El hombre que susurraba a los caballos” (“The horse whisperer”, Robert Redford, 1998) hay una escena en la que Annie MacLean, interpretado por Kristin Scott Thomas, al reconocer su admiración por la madre de Tom Boocker, a su vez interpretado por el propio Robert Redford, le dice: “debe ser genial cuando llegas a ese punto en el que tus errores valen tanto o más que tus aciertos”


Sin embargo, no es preciso peinar canas casi centenarias para gozar de tal sabiduría. Es decir, no es preciso ser viejos para ser conscientes de nuestros logros y de nuestras necesidades. Es sólo que quizá nos falte algo de entrenamiento.



En el libro “Imparables. Comunicación para mujeres que pisan fuerte”, su autora, Teresa Baró, propone a las mujeres ser conscientes de su propio poder. “El tiempo de las mujeres se ha visto fragmentado a lo largo de la historia porque su ocupación era estar al servicio de los demás”, dice esta experta en Comunicación Personal en el ámbito profesional; “hoy somos las permanentemente disponibles”; “trabajando en casa no pasan más de diez minutos entre interrupción e interrupción”; “pero resulta que para crear necesitas tiempo”.


Ser conscientes


“¿Por qué hemos caído en la trampa y asumimos todo lo que nos echan? Porque nos han atrapado en el mito de la supermujer, en el tú puedes con todo y el puedes hacer varias cosas a la vez”, manifestaba la autora durante una entrevista reciente en un programa de radio nocturno de la cadena COPE.




¿Cómo salimos de esa espiral? Desde el Coaching te propongo una herramienta global: ser conscientes de dónde estamos y hacia dónde deseamos llegar. Te invito a darle una vuelta a los siguientes aspectos, ¿me sigues?


  1. Gestión emocional. Trabajar la autoestima. La coach Vanessa Carreño, de Coaching To Be, nos habla de la necesidad de revisar la forma en la que nos queremos, nos hablamos, nos escuchamos y nos permitimos sentir lo que sentimos.

  2. Uso del tiempo. Teresa Baró invita a las mujeres a “aceptar que la multitarea constante no es la mejor forma de vivir y que hacer una doble jornada es injusto y limitador”

  3. Visibilidad. Es importante hacernos ver tanto dentro como fuera de nuestro entorno familiar. Para ello, desde el Coaching, te propongo darte cuenta de cuáles son tus necesidades, no sólo las laborales, sino especialmente las emocionales.

  4. Escuchar y preguntar. En ocasiones, no ya como mujeres, sino como personas, optamos por dar por hecho y sabido lo que quizá hemos de atender y verificar primero. Te invito a que asumas esa valentía y, tras escuchar, preguntar sin ambages.

  5. Negociación previa. Antes de decidir con quién vivir, te propongo la negociación previa a propósito de quién se ocupará de cada tarea, dentro y fuera del hogar. Si es que ya convives con una o más personas, piensa en una forma de renegociación, especialmente si eres tú quien lleva el mayor peso de las acciones. Te invito a que lo manifiestes con lenguaje neutro y asertividad, pues, tal y como dijo el escritor Miguel de Unamuno, “para convencer hay que persuadir y para persuadir hace falta razón”

  6. Petición de necesidades. Puede que la persona con quien convives no sepa cuáles son las cosas que necesitas, ya que quizá no se las hayas dicho. La comunicación con nuestros seres queridos es relevante. Desde el Coaching te invito a que no des por hecho que la otra persona percibe lo que tú ni siquiera demandas.

  7. Influencia de la educación. Aquello en lo que creemos, cómo lo pensamos, expresamos y nos relacionamos con nuestro entorno tiene, según los expertos, un gran poder. Al tomar consciencia de los patrones educativos a los que hemos sido sometidas, podemos darnos cuenta de hasta qué punto nos condicionan en nuestro día a día. Podemos cambiarlos.




Ahora, en este momento, si has llegado hasta aquí, vuelvo a preguntarte: ¿Qué has conseguido? Y además, te propongo los interrogantes propios del proceso de Coaching: ¿Cuál es tu reto? ¿Qué te lo impide? ¿Cómo lo lograrás? ¿Cuándo?




¡Felices Mujeres Conscientes e Imparables! ¡Feliz Coaching!

Y recuerda que…

  • El tiempo de las mujeres se ha visto fragmentado porque su ocupación principal era estar al servicio de los demás

  • Para salir de esa espiral de culpa y autoexigencia, podemos ser conscientes de cómo nos hablamos y si nos permitimos sentir lo que sentimos

  • Antes de decidir con quién vivir, te propongo la negociación previa a propósito de quién se ocupará de cada tarea, dentro y fuera del hogar

  • Al tomar consciencia de los patrones sociales y educativos a los que estamos sometidas, podemos trascenderlos y modificarlos

  • Felicidades, por ser una Mujer Consciente e Imparable en tus logros

6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo