• Silvia Resa López

Mantente en la frecuencia

¿Sabes que cuando se está en modo queja se produce en el organismo una energía que a su vez se corresponde con una baja frecuencia? ¿Conoces cómo puedes regular tu vibración mediante los chakras? ¿Te gustaría elevar tu frecuencia para experimentar un mayor bienestar físico, emocional y espiritual? Desde el Coaching te proponemos algunos tips




Quizá recuerdes algún momento en tu vida en el que, tras experimentar un enfado o disgusto, un duelo o una pena o un temor ante algo que no creías poder confrontar, hayas tenido la sensación de quedarte vacío de energía. Como si algo muy pesado te hubiera planchado, literalmente, de arriba abajo.


Se trata de que tu frecuencia energética ha bajado su nivel de forma drástica, al atender a una circunstancia que ha requerido toda tu fuerza física, emocional y espiritual. Son momentos en los que quizá aprecies un dolor en alguna parte concreta de tu cuerpo, la cual estará vibrando a una frecuencia muy baja, quedando expuesta incluso a infecciones.

“Somos átomos vibrantes que además de cuerpo físico tenemos el etérico, el emocional, el mental y el espiritual”, dice Belén Sambucety, coach en www.mente-conciencia.com; “podemos visualizar estos cuerpos como una pirámide en cuya cúspide estaría el llamado cuerpo espiritual o alma, que influiría en el mental, éste en el emocional, que a su vez influiría en el energético o etéreo que finalmente tendría influencia en el cuerpo material o físico.


El fundamento de todo ello se encuentra en las partículas desde las que se forma la materia y que están en continuo movimiento mediante la energía, la cual, a su vez, es frecuencia y vibración. “Todo es un campo de información interconectado”, dice Sambucety; “atraemos por resonancia, es decir, cuando nuestra frecuencia interna coincide con la externa”

Pero, además, a través de nuestra vibración somos capaces de modificar nuestra energía, de modo que ésta se dirigirá allí donde pongamos nuestra atención.


Usar la energía a nuestro favor


“En todo momento elegimos cómo vibrar”, dice Belén Sambucety; “la energía responde a nuestros estados internos, por lo que nos conviene usarla a nuestro favor”

Para esta experta, “en nuestras manos está tomar consciencia y la elección de modificar nuestros pensamientos, sentimientos y acciones, para que vibren en altas frecuencias como el amor”




Esa elección de energía implica que estamos escogiendo y creando nuestra realidad, lo que nos hace 100% responsables de nuestra propia vida. Hay que procurar, por tanto, vibrar a una frecuencia que nos reporte bienestar.


Se sabe, por ejemplo, que la frecuencia de un organismo sano oscila entre los 62 y los 72 herzios, existiendo una relación estrecha entre las diversas emociones y sus correspondientes frecuencias energéticas.


Sentir vergüenza, culpa o apatía nos hace vibrar desde los 20 herzios de la primera hasta los 50 de la última, bajas frecuencias. En cambio, emociones como el valor, la voluntad, la aceptación, el amor o la alegría nos hacen vibrar a 200 Hz, 310 Hz, 500 Hz y 540 Hz, respectivamente.


“Cada cual ha de identificar qué es lo que baja su energía”, dice Sambucety; “por ejemplo, el miedo es una forma de estrés que reduce nuestra frecuencia”; “cuando sentimos que eso ocurre, podemos parar y respirar profundamente, para que el oxígeno llegue a todos los chacras”


Los siete centros energéticos


En nuestro organismo disponemos de siete centros energéticos o chacras, a través de los cuales se regulan vibración y frecuencia. Según esta experta, con que uno de ellos se bloquee bastará para que la energía no fluya por nuestro cuerpo, por lo que es importante que cada uno de los siete funcione adecuadamente.



Belén Sambucety nos recuerda la posición de cada chacra y su correspondencia con las diversas funciones del organismo:


· Chacra Raíz. Se representa mediante el color rojo. Está situado en el área del coxis. Nos aporta seguridad. “Este chacra nos conecta a la tierra”, dice Sambucety; “guarda relación con el instinto de supervivencia, de pertenencia a la tribu”

· Chacra Sacro. Color naranja. Situado debajo del ombligo. Se vincula con la creación, la pasión y cómo nos relacionamos con los demás; “su desequilibrio conlleva emociones dispares y exageradas”.

· Chacra Plexo Solar. Color amarillo. Se encuentra entre el ombligo y la boca del estómago. Relacionado con cómo me muestro ante los demás.

· Chacra Corazón. Color verde y rosa. Relacionado con el amor, tanto a uno mismo como a los demás, con la misericordia y la compasión. “Su desequilibrio promueve la queja”

· Chacra Garganta. Representado por el color azul. Nos permite expresarnos y escuchar.

· Chacra Tercer Ojo. Situado en la parte frontal del cerebro, entre ambos ojos. Se representa mediante el color índigo. Permite la visión interna, la intuición; “equilibrado promueve los sueños lúcidos, la concentración y la telepatía”

· Chacra Coronilla. Por encima de la coronilla. Su color es el violeta y en equilibrio expresa la conexión.


Preserva tu frecuencia


¿Cómo podemos utilizar la energía a nuestro favor? ¿qué podemos hacer para mantener la vibración adecuada? ¿cómo elevar la frecuencia? La coach Belén Sambucety nos propone algunos tips para ello:




1. Usa el sonido, la palabra y la música. La vibración a 432 ciclos por segundo es la más adecuada.

2. Cuida la alimentación. Cada producto tiene una energía determinada. Frutas y vegetales son los alimentos con una frecuencia más elevada.

3. Haz ejercicio cada día para elevar tu frecuencia.

4. Medita a diario. Te permite conectar contigo misma, en el presente.

5. Elige a las “personas vitamina”, aquéllas que te nutren, que te contagian bienestar.

6. Agradecimiento. Expresarlo nos eleva la frecuencia, protegiéndonos.

7. Nivela tu frecuencia. Si te sientes apagada, cansada o sin fuerzas es síntoma de que tu frecuencia no está nivelada. La experta Belén Sambucety nos indica dos acciones sencillas. La primera, visualizar una burbuja de color dorado o blanco que nos rodea y protege de las fugas de energía y de las bajas frecuencias. La segunda acción consiste en realizar actividades que promuevan tu optimismo y alegría, como reír o bailar.


¡Feliz Vibración! ¡Feliz Coaching!



Y recuerda que…


- La energía responde a nuestros estados emocionales, que se corresponden con determinadas frecuencias.

- Cada cual ha de identificar qué es lo que reduce su energía, hacerse responsable de en qué frecuencias vibra.

- Cuidar la alimentación, realizar ejercicio físico, meditar o agradecer nos permiten preservar nuestro bienestar físico, emocional y espiritual.

- Los chacras son centros energéticos cuyo equilibrio promueve que la energía fluya adecuadamente por nuestro organismo.

- Si deseas nivelar tu frecuencia, imagínate en el interior de una burbuja de color dorado que eleva tu nivel de protección.

15 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo