top of page
  • Foto del escritorSilvia Resa López

Luz de realidad

Actualizado: 27 may

¿Has sentido últimamente esa vibración, esa conexión con algo que ves por primera vez o con alguien a quien acabas de conocer? ¿En qué factores centras tu atención? ¿Te has observado alguna vez en tales momentos? Desde el Coaching, hoy te propongo entrenar tu curiosidad, al tiempo que tu percepción emocional y tu capacidad de asombro; ¿me acompañas?


"Cocina" (1970) Isabel Quintanilla


He visitado, hace unos días, la exposición dedicada a la pintora Isabel Quintanilla (1938-2017), una de las representantes más destacadas del llamado Realismo Contemporáneo, en el museo Thyssen-Bornemisza de Madrid.


Lo que desconocía era la increíble conexión que iba a experimentar en la contemplación de sus cuadros: la máquina de coser de mi madre, el salón comedor de mis abuelos, el teléfono que mi padre tenía en su despacho o la cocina-fogón de mi abuela Mercedes. Todo estaba allí mismo. Aquello me provocó una conexión total, a partir de una realidad que se hallaba escondida en mi corazón.


“Aunque a veces te pase desapercibido, el entorno juega un papel relevante en tu vida diaria”, dice Montserrat Beltrán, consultora de Feng Shui, durante una de sus últimas clases magistrales online; “cada espacio tiene el poder de influir en tu estado de ánimo, en tu nivel de energía y en tu rango de productividad”.


“El Feng Shui es una disciplina milenaria que pone en conexión nuestros espacios con nuestras vidas”, dice esta experta; “se centra en la disposición y el equilibrio de todos los elementos que conforman esos ambientes para mejorar la salud, la abundancia y el bienestar”.


La realidad de otra manera


Los entornos que vives se convierten en tu segunda piel, dándose una relación estrecha entre cómo se encuentra tu casa o tu espacio de trabajo y cómo fluye tu vida.

“Porque en la realidad está todo”, decía Isabel Quintanilla; “lo que hace el artista es transformar esa realidad en otra realidad, que es arte“.


"Ventana con lluvia" (1970) Isabel Quintanilla


"Atrévete a hacer pequeños cambios en tu entorno para lograr mejoras en tu vida”, dice la experta en Feng Shui, que asegura que “para aplicar las técnicas de esta disciplina no es preciso tirar la casa por la ventana”.


“Acciones como pintar una pared, colgar o cambiar algún cuadro, colocar una planta o vaciar el armario de trastos valen para sentir claridad”, dice Montserrat Beltrán.

Para esta experta, la transformación del ambiente pasa por las letras del acrónimo OSATE, que da nombre a su método: Observar, Soñar, Activar y Transformar.


  • Atención. “Observa cada detalle; la luz que entra por la ventana, el color de las paredes, la disposición del mobiliario o el aroma de la estancia”, dice Beltrán; “todo influye en cómo te sientes y te desenvuelves en tu día a día”. En la obra de Isabel Quintanilla, tal y como dice Ernest Urtasun, actual ministro de Cultura, “alguien abandona una estancia o no ha llegado todavía; es en esa ausencia, en esa quietud, en la que hay siempre rastros de vida, en el tiempo detenido o en la luz que se posa sobre los objetos”. ¿Cómo te sientes en los distintos espacios? Pues, más que una preferencia estética, es una reacción a las señales que te está enviando tu entorno”, dice Beltrán. Aspectos tales como el lugar en el que colocas una mesa, la presencia de plantas o la temperatura de la habitación pueden condicionar tus niveles de productividad y tu capacidad de creatividad, según esta experta. “Los espacios son como extensiones de ti que pueden tanto energizarte como absorber tu energía, dependiendo de cómo estén configurados”, dice Beltrán; “no obstante, esos ambientes puedes diseñarlos conscientemente para empoderarte”.

  • Ilusión. “Desea a lo grande, piensa qué es lo que quieres lograr ahora y en qué aspectos requieres empoderarte”, dice la creadora del método OSATE; “los entornos que multiplican son aquellos que te procuran la conexión con tus necesidades internas, que son el reflejo de tus aspiraciones y que favorecen las circunstancias propicias para florecer". Beltrán propone un diseño consciente y deliberado de cada aspecto del espacio, pues "incluso tus decisiones pueden verse influidas por el ambiente”.

  • Acción. La activación tiene lugar a través de 7 claves: luz, color, organización, naturaleza, personalización, sonido y olor. Una buena iluminación, sobre todo la natural, mejora el estado anímico y el flujo energético. Beltrán recomienda el empleo de “luces cálidas, excepto en la cocina, el baño y el despacho, donde han de ser blancas”. El color puede influir en el estado emocional de los habitantes de la casa; “los verdes, beiges y marrones claros son relajantes, por lo que son ideales para estancias como el salón y el comedor”, dice Montserrat Beltrán; “los tonos vibrantes como el amarillo y el naranja estimulan la creatividad, por lo que son idóneos para el estudio o la cocina”. La organización del mobiliario, de forma que permita el libre movimiento por el cuarto, la inclusión de elementos naturales como las plantas, la decoración personalizada, de modo que exprese tus gustos y pasiones, el sonido que haga posible la concentración o el olor de tu casa son todos elementos que permitirán crear un ambiente acogedor y estimulante, según se requiera.

  • Transformación. “Cuando estos cambios los aplicas con intención, conviertes un espacio ordinario en otro que apoya tu objetivo de bienestar y éxito”, dice Montserrat Beltrán.

"Gran interior" (1974) Isabel Quintanilla


Si has llegado hasta aquí, te digo algo más de mi experiencia en el Thyssen-Bornemisza. He tenido la suerte de contar con la compañía de una de mis personas favoritas, formada en Bellas Artes y, por más señas, una de las mejores ilustradoras del panorama actual (@agatadelbarco).


Además de guiarme por la exposición, haciéndome ver el virtuosismo de Isabel Quintanilla al plasmar los reflejos en espejos y vidrios, el ligero barroquismo de los pliegues en tejidos y cortinajes o su habilidad para dirigir la mirada del espectador hacia su propia visión, hizo un comentario que aún resuena en mis oídos.


“Esta escena me da algo de miedo”, dijo, mientras contemplábamos "Gran interior”, de 1974; “es como si quien mira el cuadro esperara la entrada de alguien temido, de un momento a otro” y añadió “la luz y el contexto de la composición esconden algo detrás”.


En su obra, la pintora Isabel Quintanilla tenía un reto como artista que, en sus propias palabras consistió en “resolver los problemas que la pintura plantea a todo aquel que quiere valerse de ella para experimentar la realidad de otra manera”.

Aunque no seas artista plástico, ¿deseas contemplar la realidad de una forma distinta?


¡Feliz Luz de Realidad! ¡Feliz Coaching!


"La puerta roja" (1978) Isabel Quintanilla

 

Y recuerda que…


  • Aunque te pase desapercibido, el entorno juega un papel importante en tu vida diaria.

  • Los espacios que vives se convierten en tu segunda piel.

  • "En la realidad está todo”, decía Isabel Quintanilla; “lo que hace el artista es transformar esa realidad en otra, que es arte”.

  • Atrévete a hacer pequeños cambios en tu entorno para lograr mejoras en tu vida.

  • Existe una relación estrecha entre cómo está tu casa o tu espacio de trabajo y cómo fluye tu vida.

28 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page