• Silvia Resa López

Emociones en las brasas

Actualizado: jul 6

Imagina un gran jardín, o la terraza de uno de los hoteles más emblemáticos de Madrid. Súmale la presencia del chef Juan Manuel Benayas y la de las coautoras Eva Celada y Alicia Hernández. De fondo, seis barbacoas.


En puntos estratégicos, hortalizas, frutos y verduras, además de la góndola donde se exhiben numerosos ejemplares de "Entre brasas veggie. Del huerto a la barbacoa", editado recientemente por Planeta Gastro.



En su interior, bien arropadas por las fotografías de Matías Pérez Llera, se explica el proceso de elaboración de 35 recetas a partir de materias primas vegetales, como el hot dog de zanahoria, sandía a la parrilla con queso de cabra, el mítico ratatouille o el bizcocho de ciruelas.


Se me ocurre un paralelismo entre esta vertiente de la barbacoa veggie, considerada como más saludable, y nuestras emociones; ¿a que hay veces que las sensaciones que experimentamos parecen recién sacadas de las brasas?



El chef y autor Juan Manuel Benayas destaca media docena de pautas básicas para cocinar bien a la brasa, a las que me permito la licencia de añadir una final:

  • Imprescindible mantener limpia la parrilla. Ello me sugiere una propuesta, como es la de contar con una mente libre del pasado y del futuro, de angustias y preocupaciones. El mindfulness o la atención plena consciente es tu herramienta.

  • Controlar el calor del fuego. Entre las emociones básicas, la ira es la que podemos relacionar con las brasas. En este caso, te invito a que veas el nexo con la intensidad de tu emoción. Te propongo que te permitas sentir lo que estés sintiendo, sin reprimirlo, pero siendo consciente en todo momento.

  • Evitar el dar vueltas constantemente al alimento. Cuando pensamos una y otra vez en un hecho, cabe la posibilidad de que entremos en un bucle emocional. Te propongo que pares tus pensamientos (una media de 30 por minuto) y observes en calma cuál es tu sentir verdadero.

  • Procura respetar el producto, sin presionarlo. Desde el Coaching, te invito a que evites el juicio hacia ti mismo, sin presionarte con autoexigencias.

  • Adaptar el producto que se vaya a cocinar al fuego. Las preguntas básicas del Coaching Ontológico pueden guiarte: ¿cuál es mi objetivo? ¿qué es lo que me impide conseguirlo? ¿cómo lo voy a lograr? y ¿cuándo?

  • Atemperar los alimentos antes de cocinar. Este tip me resuena a preparación, la que te invito a tener cada vez que desees resolver un estado emocional que te esté produciendo malestar. La técnica de aceptar, que no resignarse, y dejar fluir puede serte útil.

  • Reconocer y agradecer. Por los alimentos, sean vegetales o cárnicos, y por las emociones. Estas últimas son neutras, ni positivas, ni negativas. La alegría viene bien como colofón, ¿verdad?


Volviendo al libro, en el mismo, este experto barbacoaman nos cuenta qué sistema de cocina en barbacoa elegir, desde la parrilla de carbón a la robata japonesa, pasando por la barbacoa de gas, la eléctrica, de pellet o los hornos de brasa y los de leña.

Nos habla también de la forma de preparación, que incluye no sólo el asado o la parrilla, sino también el wok, el vapor y lo que constituye la tendencia más saludable y sabrosa, el ahumado.


La selección de hortalizas, frutas y verduras, su preparación previa e incluso los maridajes según el momento de la ingesta se suman a los aspectos relacionados con la seguridad, tales como dónde colocar la barbacoa o el apagado correcto del fuego.


En palabras del afamado y tristemente desaparecido chef Anthony Bourdain: "la barbacoa no puede ser el camino de la paz mundial, pero es un comienzo"


A propósito del que fue cocinero durante más de tres décadas en Nueva York y autor de "Confesiones de un chef", donde se mostraba la cara oculta de las grandes cocinas, Bourdain declaraba a un gran medio que, en su periplo mundial por los restaurantes, hacía siempre las mismas preguntas: "¿qué te hace feliz?, ¿qué comes? y ¿qué te gusta cocinar?"; "en todas partes del mundo partimos de estas cuestiones, muy simples; las respuestas eran realmente asombrosas”


Fotos: Matías Pérez Llera

Ilustración: Ágata del Barco

9 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo