• Silvia Resa López

¿Deseas cambiar el mundo?

¿Has oído hablar de la física Cuántica? ¿Sabes qué tiene que ver con nuestro mundo espiritual, mental, energético y físico? ¿Conoces la teoría de que somos los creadores únicos de nuestra propia realidad? ¿Y la clave para alcanzar el bienestar, el equilibrio? ¿Qué harías si supieras utilizar el poder del agradecimiento? ¿Te unirías a cambiar el mundo? ¿Deseas hacerlo? Desde el Coaching, te invito a que me acompañes.



Años atrás existía un aforismo, una especie de consigna para activar la voluntad que venía a decir que “el que quiere, puede”. Reconozco que la empleaba a menudo, a modo de mantra, para lograr que mi disposición, ánimo e intención se dirigieran hacia ese punto que yo misma consideraba idóneo para lograr mi objetivo.


Creo que me pasaba lo mismo que en el chiste que una amiga compartió hace unos días en su estado de wasap, en el que un adulto escribía: “perdona, siesta, por odiarte tanto a los diez años; entonces no entendía nada”. Pues, casi lo mismo: al imponerme aquel principio como algo rígido, no entendía aún lo más básico y simple de la física Cuántica que es, al parecer, la que rige nuestro mundo espiritual, energético, mental y físico.

“Tal y como uno piensa es como siente; tal y como uno siente, vibra y, tal y como uno vibra, atrae”. Esto lo enuncia Juan de Dios Carrascosa, maestro Reiki y pionero en la introducción en España de la técnica "Rebirthing-Breathwork", (terapia basada en la respiración, creada por el psicoterapeuta Leonard Orr hace cinco décadas).


Carrascosa ha participado en el congreso virtual “Crecimiento con Conciencia”, organizado, a su vez, por la experta Vero Fernández, con una ponencia abierta a las preguntas de esta última bajo el lema “Haz que tu vida sea cuántica”.



Visto desde la física Cuántica


“La Cuántica es más sencilla de lo que parece a primera vista”, dice Juan de Dios Carrascosa; “existen dos ciencias, la tradicional, que estudia nuestra percepción a través de los sentidos y la Cuántica, que considera que todo es energía, vibración y magnetismo”.

Explica este experto que, según su tesis, la materia como tal no existe, sino que sólo deja de ser invisible para nosotros, “al contrario que los seres que se marchan, pues al trascender dejan de ser visibles para otras personas, dado que su vibración es más alta”.

Estos cambios energéticos nos permiten comprender mejor, según Carrascosa, la ley de la Atracción, “procuras pensar lo correcto, ya que, si no, atraerás lo incorrecto, pues lo que uno da es justo lo que recibe”.


“La vida que tienes la elegiste tú, eres el único responsable”, dice Juan de Dios Carrascosa; “cuando la gente sea consciente de esto, el mundo cambiará”.

Responsabilidad y consciencia se convierten en el mix del éxito: “creando conscientemente nuestra vida, ésta sería la que nosotros quisiéramos realmente, pues somos sus creadores”, dice este experto, que asegura que la mayoría “estamos en un duermevela, estado que no permite que seamos conscientes”.


¿Qué se puede hacer para despertar esta consciencia? Carrascosa hace el símil de cuando vamos en un tren rápido. Al mirar por la ventana, vemos muchas imágenes pasando rápidamente; “de repente, una de ellas nos llama la atención y nuestros pensamientos giran en torno a la misma”.

“El origen es el pensamiento, la intención, es la atención; donde tú atiendes es el punto al que salen tus pensamientos a girar”.


Describe Carrascosa el proceso de la atención, mediante la cual “eliges lo correcto y tienes lo correcto, es decir, aquello que te hace sentir bien; en caso contrario, apágalo”.

Tras la atención, el agradecimiento “por lo que tenemos cada día, creando así un pensamiento alineado con la Fuente”. Dice Carrascosa que la gratitud “es, tras el amor incondicional, el pensamiento que vibra más alto”.




Pero, ¿qué ocurre si la vida va fatal? “agradécelo también, ya que significa que se terminará para dar paso a algo mejor”, dice Juan de Dios Carrascosa; “despídete de lo peor, agradécelo y confía en que algo mejor llega”.

“Con nuestro pensamiento tenemos la capacidad de crear y somos libres de hacerlo como queramos”, dice este experto; “lo único que podemos perder es el cuerpo, ya que el resto está, siempre ha estado, a salvo”.


Fractales de la Fuente


La curiosidad me ha llevado, en más de una ocasión, a preguntarme por el significado de la oración de aquéllos dedicados a la vida religiosa. Para ser sincera, no llegaba a comprender dónde radicaba, no ya el poder, sino la utilidad de la misma. Hasta ahora.

“Ir a favor de la energía es como nadar con la corriente y, al contrario, cuesta más”, dice Carrascosa; “aunque todos piensen ‘en negro’, basta con uno o dos que alumbren a los demás; sólo es preciso ser correcto, honesto y vivir lo que sientas, pues así te convertirás en un faro que los demás mirarán”.


“La suma de todos los pensamientos de los pobladores de la tierra genera el planeta que estamos viviendo ahora mismo”.

Para este experto, la meditación trascendental conlleva “la vibración en amor, compasión, alegría, cariño, comprensión, armonía, ayuda y, en general, todo aquello alineado con el alma” y sirve para contrarrestar “el efecto de 15.000 personas pensando en modo negativo”.


“Somos creadores únicos de nuestra propia realidad”, dice Juan de Dios Carrascosa; “por lo que hay tantos universos como personas, ya que cada cual vive con sus propias creencias, decisiones, elecciones, pensamientos y creaciones, de modo que no hay dos iguales”.

El concepto de los mundos individuales se suma al de que “todos somos uno, como fractales de la misma fuente”; y es que “estar continuamente pensando en positivo para los demás y para uno mismo atrae el bienestar y promueve el cambio en el mundo”.



Para las personas que habéis llegado hasta aquí, comparto con vosotros mi estrategia cuántica: hace poco escuché en la radio una melodía de esas que se llevan integradas en el alma, aunque ni una misma lo sospeche, por lo que no la identificaba. Sólo sabía que me encantaba, que me hacía resonar y conectar con lo mejor de mí.

En uno de esos gestos de amor incondicional, una de mis personas favoritas averiguó de qué composición se trataba y, antes incluso de que lo indicaran en la emisora, me había enviado un enlace a mi wasap.


Cada día, desde entonces, al hacer un descanso mientras escribo o cuando mis pensamientos parecen desalinearse, activo el enlace de esta deliciosa melodía (“A summer place”, compuesta por Max Steiner como banda sonora de la película del mismo título, en 1959).


¿Qué ocurre entonces? pues pasa lo mejor; la melodía me hace elevar mi vibración, a lo que se suman unos cuantos pasos de vals a modo de coreografía personalísima por todo el salón.


El resultado es que mi cadena de pensamiento-sentimiento-vibración-atracción se alinea con la Fuente y, créeme, me hace sentir feliz, por lo que no paro de agradecer.

Así es como me he propuesto cambiar el mundo, empezando por mí, sin ir más lejos… ¿me acompañas?


¡Feliz Cambio de Mundo! ¡Feliz Coaching!



Y recuerda que…

  • ¿Deseas cambiar el mundo? ¿Por dónde empezarías?

  • Tal y como piensas así se produce tu realidad, conque ¿cuáles son las gafas que escoges hoy?

  • La Cuántica sostiene que cada cual vive en su propio universo, con sus creencias, elecciones, creaciones y decisiones.

  • Con nuestro pensamiento somos capaces de crear y somos libres de hacerlo como queramos.

  • Cuando decidimos alcanzar algo que conecta con nuestros valores participamos en la mejora del universo.

73 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo