• Silvia Resa López

Amor fluido

A veces, tenemos desencuentros con otras personas que provocan que nos alejemos de ellas durante un tiempo, a pesar de que no lo deseemos. Retomar la relación perdida o rota posiblemente requerirá que ambas partes estén listas, hasta lograr el momento exacto e idóneo para la reconciliación. Entretanto, si uno de los dos ya está preparado, ¿qué hacer durante la espera? Desde el Coaching te proponemos una estrategia



Cuando inicié mi primer proceso de Coaching, durante una de las sesiones como coachee, dije que una persona “me había roto el corazón”. Fue algo que dije sin pensar, sólo sintiéndolo. Mi coach, quien con el tiempo se convertiría en una de mis futuras mentoras, me respondió: “bien, ese corazón no puede quedarse roto; te propongo repararlo”

Ha pasado tiempo desde entonces, aunque es ahora cuando siento que mi corazón está reparado. Claro que hay relaciones que me gustaría mejorar, pero eso es ya otro reto. Me explico: alguien muy cercano a mí sigue estando lejos. En ello no tiene nada que ver ni la pandemia, ni los trabajos respectivos; simplemente nos hemos alejado.


La intuición me apunta causas posibles para la distancia emocional de esa persona; pero es sólo eso: inferencias acerca del otro. Es a mi intuición sobre mí a la que debo atención. Y me dice que sea paciente. Es más, a esa persona que hoy está lejos le he transmitido que estoy aquí, que sigo aquí esperando, hasta que desee acercarse, hasta el momento en que decida recomenzar la relación conmigo.


Hace sólo unos días una gran amiga me ha dicho: “tranquila, que volverá” y me he dado cuenta de lo que en realidad me estaba revelando: el amor está ahí; confía en tu cariño hacia esa persona y en el que te profesa ella. He reconocido y agradecido esa sabiduría en mi amiga.



Esta circunstancia me ha servido para aprender que cuanto más quieres a una persona, más libertad has de dejarle, mayor respeto has de mostrar por sus circunstancias, sean las que sean. Me ha dolido, pero he comprendido.

Así que, aunque puede que tarde, sé que lo hará pues, ahora sí, tengo plena confianza en lo que antes nos ha unido y en lo que ahora, en el momento presente, nos sigue uniendo.

Desde el Coaching te invito a reflexionar a propósito de cómo fluye tu amor con las personas a las que quieres, a pesar de los posibles desencuentros y/o separaciones:


  • Siente tu corazón. Busca qué hay en él, qué emociones sientes. Si hay resentimiento, te propongo que lo confrontes. Te invito a que hagas listas paralelas en tu Diario Coaching: en la columna izquierda, ve anotando los aspectos positivos, aquello que valoras en tu relación con la otra persona. En la columna derecha, anota los aspectos que te molestan y que pueden alejaros. ¿Qué pesa más? ¿Qué es lo más importante?

  • Si decides desbloquear tu miedo y/o enfado, te propongo que mires otra vez en ti, que hagas caso a tu intuición sobre ti, en lugar de lo que te dice sobre la otra persona.

  • Lo que creas que ha motivado el enfado y la lejanía de la otra persona podrás confrontarlo en su momento con ella. Existe una técnica para abordar las conversaciones difíciles (podrás encontrar más información en este mismo website: “Lo difícil de la conversación” 20 de octubre de 2020)

  • Te propongo que te quedes con la mejor versión del otro, que sientas que lo que ha hecho será para algo, aunque ahora mismo no lo comprendas. Te invito a que entrenes tu ego, para que no intente destacar, prevalecer a toda costa mediante creencias limitantes.



  • Te invito a centrarte en el fluir de tu cariño, ternura, compasión, aprecio, comprensión y amor hacia el otro.



  • Te propongo que entrenes tu paciencia para la espera; que tengas confianza en lo que os une. Si te es posible, transmite tu sentir al otro con asertividad.

  • En momentos de duda e incertidumbre, te propongo la siguiente afirmación, a modo de mantra: “Todo va según el plan previsto”


¡Feliz Fluir! ¡Feliz Coaching!


Y recuerda que…

  • En ocasiones, tenemos desencuentros con otras personas que provocan que nos alejemos de ellas durante un tiempo, aunque no lo deseemos

  • Al hacer caso a nuestra intuición, podemos escuchar lo que nos dice sobre nosotros mismos, en lugar de hacer inferencias sobre el otro

  • Lo que creas que ha motivado el enfado y la lejanía de la otra persona podrás confrontarlo en su momento con ella

  • Confiar en lo que nos ha unido y nos sigue uniendo a la otra persona puede ayudarnos durante la espera

  • Cariño, ternura, comprensión, aprecio, compasión y amor ¿se te ocurren más razones para volver a conectar con esa persona a la que quieres?

14 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo