top of page
  • Foto del escritorSilvia Resa López

Vístete de ti

¿Cómo te vistes cada día? ¿Escoges las prendas que te pones o tomas lo primero que sacas del armario? Por cierto, ¿cómo es tu vestidor, tenga el tamaño que tenga? ¿Tienes ropa que nunca te pones? ¿Te vistes casi siempre con los mismos pantalones, vestidos, camisas, faldas o zapatos? ¿Para qué crees que lo haces así? Desde el Coaching te propongo hoy que pruebes a vestirte de ti mismo. Sin más.



Hasta no hace mucho, uno de mis sueños era tener un vestidor. Como tal entendía no una línea de armarios, sino una habitación completa habilitada a ese fin.

Imaginaba todas mis prendas clasificadas por temporadas, al igual que mis zapatos, botas, bolsos, pañuelos, cinturones y algún que otro sombrero y gorro. Todo ordenado, colgado o doblado, según preferencias.


No me importaba compartirlo con una de mis personas favoritas, pues en este gran vestidor imaginario todo, absolutamente todo el vestuario tendría su lugar.

Ya digo que pensaba así hasta no hace mucho, cuando he tomado conciencia de uno de mis aforismos predilectos: “a veces, menos es más”. Esto y que he seguido el taller virtual “Logra un armario poderoso” que imparte la asesora de Imagen Personal y Corporativa Mamen Abad (hola@mamenabad.com).


“La verdadera imagen poderosa comienza desde el interior y termina en tu armario”, dice esta experta, que actualmente es también presidenta de la Asociación Internacional de Consultores de Imagen (AICI) en España.

Mamen Abad propone “vestirte para ser tu mejor versión”, tal y como hace ella misma: “la ropa que visto para mis fotos y en redes es la misma que me pongo en mi día a día; de esta manera, conecto mejor con la gente”.



Preguntas poderosas


“Encuentra quién eres, acéptalo, quiérelo y luego busca trasladarlo al exterior”, propone Abad; “con una imagen que te represente, te guste, te haga feliz, cumpla con tus necesidades emocionales y te ayude a comunicar el mensaje que desees a los demás”.

Esta experta propone algunas preguntas potentes para llegar a conectar con uno mismo:


  • ¿Te reconoces y te gustas cuando te miras al espejo?

  • ¿Sabes siempre qué ponerte?

  • ¿Tienes tu armario organizado y sólo con ropa adecuada?

  • ¿Has trabajado tus looks o conjuntos?

  • ¿Sabes comprar?

  • ¿Te vistes rápido y bien cada día?

  • ¿Tardas menos de cinco minutos en escoger tu ropa?

  • ¿Sientes que vives cada día en tu mejor versión?

  • ¿Te hace feliz tu imagen?

  • ¿Te ayuda (esa imagen) a generar ingresos y a obtener tus objetivos profesionales?

  • ¿Genera respeto y autoridad?

  • ¿Eres dueño de tu imagen?

  • ¿Sales de casa, cada día, seguro de ti mismo?

  • ¿Está siendo tu imagen tu mejor carta de presentación?



“Vístete tal y como te gusta sentirte”, dice Karen Rodríguez, empresaria en el sector de wedding Planner y alumna de una de las promociones del curso de Mamen Abad “Logra un armario poderoso”.

“Ese ascenso, puesto de trabajo o cliente que se te está escapando puedes lograrlo con tu mejor versión”, dice Rodríguez; “cuando te quieres a ti misma y lo expresas, los demás lo ven y responden en consecuencia”.


Aprende a sacarle partido a tu ropa


“Es importante que te preguntes qué es relevante para ti, qué es lo que, de verdad, te aporta felicidad, pues cuando algo es importante seguro que encuentras el momento y, además, eres capaz de organizar tus prioridades”, dice Mamen Abad.

“Deja de esperar el momento perfecto, pues el siguiente mejor es hoy”, dice esta experta; “sé feliz cada mañana, pues así te ocurrirán cosas estupendas, ya que tu energía fluirá mejor, pues sentirás bienestar”. 


Dice Abad que es fundamental entender las posibilidades de cada prenda, aunque, antes que nada, es preciso comprender tu propio estilo: “dependiendo de las actividades que realices, cada cual te pedirá distintas prendas y conjuntos”; “empieza por menos, para luego ir a más”.

¿Cómo sacarle un verdadero partido a tu armario, a la ropa que tienes en él? Mamen Abad te da varias pautas:



  • Vístete con propósito. Sal a triunfar. Toma consciencia de cuál es tu objetivo cada día, consigue que tu ropa conecte contigo, ya que así lograrás vivir diferente según lo que lleves puesto. “Mucho cuidado con lo que guardas en tu armario, ya que puede que te pongas prendas muy antiguas, pasadas de moda, sólo porque las tienes en tu vestidor”.

  • Analiza tus prendas. Para ello, lo primero es vaciar el armario, amontonando la ropa por categorías: camisas, faldas, pantalones, jerséis, chaquetas y camisetas.


Agrupa las prendas que eliminarías si te dejaras llevar por un impulso. No obstante, aún no las tires, sólo apártalas a un lado.

Retira también la ropa que te produce dudas (no sabes si te queda bien o no tienes ni idea de cómo combinarla)

Aprovecha para dejar sólo la ropa de temporada, es decir, sólo aquellas prendas que podrías ponerte mañana. El resto lo guardas en cajas, bolsas o en otro armario de menos uso.


  • Pruébate toda la ropa elegida, especialmente aquellas prendas que no sabes cómo te quedan. Aparta las prendas que no te valgan o que no encajen con tu propósito. Si hay ropa para arreglar, guárdala en una bolsa para llevarla al taller de costura.

  • Según te vayas probando, aprovecha para crear tus propios conjuntos o outfits. No obstante, no cuelgues en la misma percha las prendas que componen un conjunto (evitarás repetir la misma combinación de ropa una y otra vez)

  • Ten claros tus objetivos. ¿Qué deseas lograr? ¿Qué ropa te representa? ¿Qué quieres comunicar? ¿Cómo te ves mejor? ¿Con qué prendas y conjuntos te sientes más cómoda?

  • Da un repaso a las prendas que hayas dejado apartadas y, ahora sí, decide regalarlas, reciclarlas o venderlas.

  • Vístete de ti. Evita hacerlo de forma aleatoria. “Al vestirte de ti misma te sentirás auténtica”, dice Abad; “aunque de vez en cuando podrás disfrazarte con ropa que, aunque no te represente, te servirá para las necesidades de la ocasión”.


Si has llegado hasta aquí, comparto contigo alguna idea más de Mamen Abad, experta en asesoramiento de imagen para mujeres empresarias; “siempre he dicho que mi misión en la vida es ayudar y acompañar a las mujeres a ser más felices y más libres”.

Sin embargo, conectar con uno mismo y averiguar cuál es la apariencia que nos define es algo que nos permite alcanzar el bienestar a todos, tal y como dice Mamen Abad: “La imagen es cosa de hombres y de mujeres, y ellos hace mucho que se han subido al carro para utilizar su imagen como una herramienta más en la consecución de sus objetivos”.


¡Feliz Traje Propio! ¡Feliz Coaching!



Y recuerda que…


  • La verdadera imagen poderosa comienza desde el interior y termina en tu armario.

  • ¿Te reconoces y te gustas cuando te miras al espejo?

  • ¿Tienes tu armario organizado y sólo con las prendas adecuadas?

  • Consigue que tu ropa conecte contigo.

  • Ese ascenso, puesto de trabajo o cliente que se te está escapando puedes lograrlo con tu mejor versión.

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page