• Silvia Resa López

Trátate bien

Bientratar y buen trato son términos que no existen en nuestro diccionario aunque, a efectos del Coaching, te invito a utilizarlos y hacerlo en tres dimensiones tales como con uno mismo, con las personas con las que nos relacionamos y con la sociedad a la que pertenecemos. Te propongo que me sigas en esta aventura apasionante de mejorar nuestro trato



¿Cómo tratas a los demás? ¿Y ellos a ti? ¿Conoces qué es el buen trato? ¿Sabes bientratar? ¿Cuáles son las claves del trato correcto hacia otras personas? ¿También se trata bien mediante el lenguaje? ¿Es un proceso intuitivo, o se aprende?


A todas estas cuestiones daremos respuesta, si bien tú tengas algunas más. Aún siendo términos inexistentes en nuestro lenguaje oficial, me tomo la licencia de seguir la propuesta de Fina Sanz, en su libro “El buentrato como proyecto de vida”, al hablar de bientratar como la acción primordial en Coaching para alcanzar el reto del buen trato.


Valores como la compasión, el respeto, la lealtad, pero también la solidaridad, la paz o la evitación del juicio están detrás del buen trato, una forma de amor que contribuye a nuestro bienestar emocional. La psicoterapeuta, sexóloga y pedagoga Fina Sanz perfila tres dimensiones en la aplicación del bientratar: personal, relacional y social; empezando por esta última, Sanz postula “cambiar la estructura de relación de poder por relaciones de igualdad, con respeto a las diferencias”.


La dimensión relacional implica “las personas deben relacionarse y vincularse desde la igualdad y aprender a llegar a acuerdos”; y en cuanto al eje personal, Fina Sanz invita a “aprender a colocarse internamente en relaciones de paz, a negociar también consigo mismo”.


Bientratar al 100 por 100


Dicen los expertos que mientras el maltrato genera infelicidad, el buen trato “ayuda a ser más felices y genera salud y bienestar”. Uno de los aspectos fundamentales consiste en evitar el juicio y/o la crítica, tanto hacia los demás como hacia una misma; “aceptarnos tal y como somos aquí y ahora”, dice Fina Sanz en el libro citado; “entendiendo que somos producto de una historia, para comprender por qué sentimos y actuamos de una determinada manera”

Y añade: “el buen trato es la práctica consciente de hacernos cargo de nuestro propio bienestar, a través de cosas pequeñas que dependen de nosotros y agradecerlas, agradeciéndonos el propio cuidado”

¿Cómo entrenar el buen trato? ¿Por dónde empezar? Desde el Coaching te invito a comenzar por el principio que, al igual que en otros asuntos, está en nosotros mismos. El eje personal permite el entrenamiento a partir de los siguientes puntos:


1. Aprendo a cuidarme. Es el buen trato hacia mí. Supone que reconozco mi derecho a estar bien, a sentir bienestar. Fina Sanz propone para ello “aprender a escucharse, a oír nuestro cuerpo, las sensaciones, las emociones y los pensamientos, distinguiendo los que corresponden al bienestar y al malestar” La psicoterapeuta incita a “hacer un compromiso personal por el bienestar”.


En dicho estado existen tres momentos: el antes, que corresponde al momento en el que imagino que lo que haré me dará bienestar, el durante, que se manifiesta en la alegría y satisfacción que siento en el instante de esa acción, y en el después, que es cuando asumo la responsabilidad de buscar cosas que me hagan disfrutar. “¿Qué me apetece en estos momentos? Y, al imaginarlo, siente el placer, el bienestar que te genera”, dice la pedagoga; “concédete eso que te apetece y siente el placer de dártelo; posteriormente, siéntete bien de habértelo concedido”


2. Cuidado mutuo. Desde el buen trato personal se asume bientratar al otro miembro de nuestra relación principal, sea pareja sentimental o amigo. Día a día hay que “prestar atención y cuidarla como si se tratara de una planta”, propone Fina Sanz; “mirarla, escucharla y cuidar la relación, para que nos devuelva el placer de su compañía”

Las características de cada miembro de esa relación, junto a las dificultades que cada cual aporta pueden equilibrarse mediante la negociación.

Es también importante no sólo aprender a cuidar, sino dejarse cuidar.



3. En lo social. Valores tales como la cooperación, la solidaridad, la empatía y el respeto por las personas facilitan el buen trato social, para lo que Fina Sanz nos propone “aprender a escuchar y a negociar”


Valores para el buen trato


¿Qué aspectos hemos de tener en cuenta a la hora de ejercer el buen trato, en cualquiera de los ámbitos en los que nos encontremos? Desde el Coaching te propongo atender varios puntos, tales como el respeto hacia uno mismo y hacia los demás.


Quedarse en el hecho. Está relacionado con la evitación del juicio. Por ejemplo, si mientras hablo con una persona la situación se acalora y mi interlocutor se va del lugar, me centro en ese aspecto, en el hecho concreto de que ha salido de la habitación, en lugar de llevar a lo emocional lo que ha sucedido. Así evito “rumiar” lo que imagino que ha podido llevar a la otra persona a tomar esa decisión. Al fin y al cabo, cuando esté más tranquilo podré preguntarle.


Entrenar la escena. Si creo que lo que voy a transmitir a la otra persona va a ser difícil, en forma o contenido, puedo entrenarlo previamente. Para ello puedo situar una silla enfrente de la mía, que representa el espacio que ocupa mi “interlocutora”, a quien me dirigiré como si estuviera ahí mismo. La ventaja de esta técnica consiste en que puedo repetir y ensayar tantas veces como sea preciso, imaginando las posibles escenas y preparando mi “papel” en la conversación real.


Cuidar el lenguaje. Te propongo que, bien mientras entrenas tu conversación, bien en el momento en que se produzca, prestes especial atención a las palabras que empleas. En este punto, la asertividad y el empleo del lenguaje neutro pueden ser de gran utilidad para la consecución de tu propósito.


Expresión gestual. Como en el caso anterior, te invito a que entrenes tu lenguaje gestual, a partir de la naturalidad. Es decir, si no te apetece, no sonrías, pero si lo haces, que sea natural, deja que fluya la expresión de lo que sientes. Comprensión y compasión inteligente son nuestros compañeros de escena. Comprender desde dónde partes al comunicar algo a la otra persona y ser capaz de sentir compasión inteligente a propósito de la situación que atraviesa el otro nos ayudan a expresar sinceramente lo que sentimos.



Contar hasta cien. “Piénsalo bien, piénsalo bien: antes de enfadarte, cuenta hasta cien” era el mantra de un personaje en una vieja película hollywoodense. En términos más técnicos, el creador del concepto de Comunicación No Violenta (CNV), el psicólogo norteamericano Rosenberg, nos propone “el paracaídas de la jirafa”. Consiste en la distinción entre el lenguaje chacal (violento) y el lenguaje jirafa (no violento).


Según la alegoría de Rosenberg, al tener el cuello largo, la jirafa ve las cosas con perspectiva. En forma de imagen herramienta, consiste en que imaginemos que saltamos desde la parte alta del animal, provistos de un paracaídas; “si estoy en un momento en el que siento que voy a saltar, la anilla del paracaídas da unos instantes para reflexionar si quiero caer en lo mismo de otras veces”, dice María Sánchez, coach experta en CNV en el Centro de Estudios del Coaching (CEC); “con práctica conseguimos darnos cuenta de que en esos momentos no podemos expresarnos como quisiéramos y necesitamos tomar distancia, es decir, elijo qué quiero decir y cómo deseo decirlo en clave de comunicación no violenta”.


Si falla lo anterior. Puedo imaginar o disponer en mi hogar un sitio seguro, a modo de refugio, para reflexionar cuando una situación me sobrepase.


¡Feliz Buen Trato! ¡Feliz Coaching!

Y recuerda que…

  • El buen trato consiste en hacernos cargo de nuestro bienestar, a través de cosas pequeñas que dependan de uno mismo

  • Al entrenar el cuidado mutuo, dejamos entrar el bienestar en nuestras relaciones y aprendemos a cuidar y a dejarnos cuidar

  • Puedo imaginar o disponer en mi hogar un sitio seguro, a modo de refugio, para reflexionar cuando una situación me sobrepase

  • El lenguaje es una de las herramientas que podemos utilizar para practicar el buen trato, a partir de la Comunicación No Violenta (CNV)

  • El paracaídas de la Jirafa es un instrumento creado por el psicólogo Rosenberg para ayudarnos a visualizar y reaccionar asertivamente

+34 606 960 499

©2019 by DigaCoaching. Proudly created with Wix.com