• Silvia Resa López

¿Qué tal conectas?

¿Cómo estableces conexión con otras personas? ¿eres de los que emite un juicio nada más conocer a alguien? ¿qué hay detrás de lo que consideras tu intuición para atinar con el carácter del otro? ¿sabías que el valor que más nos conecta con los demás es la confianza? Y tú, ¿crees que conectas con los demás?


Te propongo que pienses en alguien que te caiga muy bien. Esa persona, sea cual sea su edad o sexo, con la que te sientes a gusto, como contigo misma. ¿Sabrías decir qué es lo que tiene de especial? ¿qué es lo que experimentas cuando estás en su compañía? ¿cómo explicas el bienestar emocional que ambos sentís? Desde el Coaching te damos algunas pistas.


“Una persona es capaz de conectar con otra en tan sólo siete segundos durante los que emitirá un juicio e incluso será capaz de inventarse quién es el otro”, dice Pepe Cabello, coach y CEO de Diamond Building; “cuanto más se parezcan ambas personas entre sí, mayor será la conexión, pues habrá más familiaridad”




Según Cabello, que ha participado en la I Cumbre virtual sobre Duelo Animal, organizada a su vez por Pilar Muñoz, de VetySana, “estamos llenos de juicios, sin los cuales no podemos vivir, como es natural; sin embargo, esas opiniones que nos creamos acerca del otro y que no nos atrevemos a decirle pueden irse acumulando y terminar o bien en un acto de sincericidio, diciendo todo aquello que llevábamos guardado contra esa persona, o también podemos desarrollar una actitud contraria, mintiendo”


Este experto pone el ejemplo de ese amigo que casi siempre llega tarde a las citas. Llegado un momento, podemos estallar y decirle todo lo que tenemos en contra de esa conducta, aunque sin control ni medida. Tal es el llamado “sincericidio”.


Otra forma de resolverlo es mediante la mentira; es lo que ocurre si quedamos en grupo a una hora determinada, pero a esa persona que casi siempre llega tarde la citamos media hora antes. Tanto en el primero como en el segundo caso la conexión terminará por romperse ¿qué es lo que falla?


“El gran término es la confianza, y cómo podemos generarla, para crear conexiones con otras personas”, dice Pepe Cabello, en referencia al rapport o la técnica destinada a conseguir una conexión de empatía con otra persona, generando así una comunicación más fluida.


Las claves de la confianza


Desde hace tiempo se conoce que cuando transmitimos un mensaje, éste lleva una carga emocional, la cual se transmite mucho más mediante el cuerpo y el paralenguaje (tono, silencios, modulación de voz) que con el lenguaje en sí mismo. Esa carga emocional revela una intención que, según Pepe Cabello, “predispone los recursos que uno tiene, aunque no lo es todo, e incluso puede estropearlo, ya que la intención sin competencia nos convierte en kamikazes de la comunicación”


Hay cerca de mi casa una cafetería estupenda, un espacio agradable, decorado con colores suaves que crean un entorno relajante. El café es realmente bueno, de alta calidad, lo que para alguien tan “cafetera” como yo es un requisito imprescindible… hasta ahora. Me explico: han contratado a una camarera cuya comunicación no verbal roza la agresividad, con gestos y paralenguaje que casi llega a invadir el espacio interpersonal.


He intentado prevenir a la persona responsable, dado que esta opinión está en boca de muchos clientes, pero me comenta que por diversas razones ha de seguir.

Justo al lado hay un restaurante con una excelente relación calidad-precio que también ofrece desayunos y sobremesas con café. Este último no es el mejor del mundo, aunque lo que lo eleva a la categoría premium es el servicio dado por el personal. Es gente amable, simpática y, sobre todo, discreta, lo cual refuerza el principal elemento para la conexión: la confianza.


¿Cómo podemos generar ese rapport a partir de la confianza? Pepe Cabello nos da varios tips al respecto:


  • Mutuo interés. Hablar o hacer cosas que interesen a ambos es fundamental para crear conexión. Cabello dice, citando a Daniel Canergie, “pregúntale a alguien por lo que le gusta y lo vas a escuchar por horas”; “la dificultad está en que la persona no desea preguntar al otro por lo que le interesa, sino hablar de lo que constituye su propio interés”


  • Dar un regalo. Cuando regalas algo se genera reciprocidad, una deuda moral que abre el diámetro de la confianza. Para este coach un regalo puede ser un mensaje en redes, una foto o un vídeo, arguyendo que nos hemos acordado de esa persona al verlo y que por eso lo compartimos con ella. “Dar un buenos días con ganas también puede ser nuestro regalo”, dice Cabello.

  • Contar historias. Cuentos, metáforas, parábolas, fábulas e historias infunden confianza; “adoramos a quienes las usan”, dice Cabello; “van directamente a nuestro subconsciente, relajando los posibles filtros”



  • Poner ejemplos. Es una de las herramientas más prácticas, ya que significa que existen opciones e implica un mayor grado de confianza.

  • Hacer cumplidos. Se trata de hacer halagos auténticos, no de mera adulación, si bien existe el inconveniente de que “la sociedad nos entrena en destacar aquello que no me gusta del otro”

  • Una gran sonrisa. Genera mucha confianza. Pepe Cabello nos descubre, además, que de entre los 13 tipos de sonrisa existentes sólo tres son auténticas y además tienen como protagonistas a los ojos, en lugar de la boca; “las arruguitas en el extremo de los ojos, cuando abrimos éstos y nuestras pupilas dilatadas constituyen nuestras sonrisas más verdaderas” Pero hay más: “la sonrisa ha de ser efectiva y afectiva”, dice el coach; “lo primero tiene que ver con el tiempo que dura la mirada a los ojos de los demás, que no ha de ser inferior a los cinco segundos, pues así no habría conexión, ni superior a siete segundos, que ya produciría intimidación, sería una mirada invasiva”


Cabello asegura que no es preciso un cronómetro, dado que la propia intuición nos indica cuándo retirarla. En cuanto al aspecto afectivo, está relacionado “con la manera de mirar”; “en general, confiamos en quien nos sonríe con la mirada”


  • Escucha activa. “¿Qué es lo contrario a la escucha activa?” se pregunta Pepe Cabello, que responde no cuando alguien le responde que la escucha pasiva: “lo opuesto a la escucha activa es la sordera activa”. Argumenta el coach Pepe Cabello que “si no escuchamos al otro, no podemos hacer preguntas, indagar, que es el gran arte de la conexión interpersonal”; “si escucho para responder y no para comprender, la conexión se rompe”




La confianza establece conexiones, pone en marcha el llamado rapport y permite la comunicación empática. Es también una vacuna contra el miedo que, dadas las circunstancias acaecidas durante el último año y medio “nos permite verlo como algo histórico, en vez de histérico”, dice Pepe Cabello.

Y recuerda que…

  • Una persona es capaz de conectar con otra en sólo siete segundos

  • Cuanto más se parezcan entre sí, mayor será la conexión, al existir mayor familiaridad

  • La carga emocional que lleva nuestro mensaje llega de forma más efectiva si existe confianza

  • Hablar o hacer cosas de mutuo interés establece un alto grado de confianza

  • Contar historias, hacer cumplidos, practicar la escucha activa o sonreír con la mirada nos hace más confiables ante el otro

11 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo