• Silvia Resa López

¿Qué estás silenciando?

Reconozco que soy buena autoocultándome cosas, silenciándome, acallando mi Ser. O eso creía. Te cuento: hace varios meses hice una sesión con una terapeuta experta en constelaciones familiares, pues deseaba trabajar un asunto que no lograba solucionar de otra forma.



Entre las cosas que me dijo, aún me resuena una especialmente, sobre todo porque ahora, en este momento, la identifico como real en mi vida. Beth me dijo que podía notar mi tristeza de forma palpable.


¿Pero no era la alegría uno de mis valores, además de una de mis habilidades?, pensé yo. Pues sí, aunque la estaba utilizando para “tapar” esa emoción tan potente, ese estado tan humano como es el de la tristeza. Yo no me dejaba estar triste, centrándome en el hacer, en el “non stop”, en no detenerme para darme sitio a lo que estaba experimentando, a lo que estaba sintiendo.


Nuestros dioses internos


“Si dejamos de escuchar lo más profundo de nuestra alma, vamos creando un poso de insatisfacción vital, de malestar interior”, dice África Martín, coach y fundadora del movimiento “Diosas conquistadoras”; “es como si estuviéramos incompletos e intentáramos llenarlo con el hacer o el tener afuera”.



Esta experta, que ha participado en el congreso virtual Coaching Pro Live, organizado, a su vez, por D’Arte Human & Business School recientemente, dice que “los logros y posesiones tienen que ver con el hacer o el tener, pero nada con el Ser”.


“La primera forma de entrar en conexión con el Ser es mediante los valores y necesidades más profundas”, dice África Martín, quien nos propone la siguiente cuestión: “cada vez que cuentas lo que te pasa, ¿lo haces desde el rol de víctima o desde el de solucionador?”

Y es que, como explica de forma tan gráfica esta coach al síntoma que nos llega “hay que darle la vuelta, como a la tortilla, viéndolo como algo positivo”.


Puede expresarse en forma de ansiedad por la comida, en conductas como la de consumir series de manera compulsiva o en hacer compras y más compras, “sin prestar atención a aspectos de tu vida que, hasta ahora, no has observado”, dice África Martín; “los síntomas nos ayudan a conocer cuál es el siguiente paso en nuestro desarrollo personal; son nuestros maestros y me gusta nombrarlos como las noches oscuras del alma”.

Una de las áreas que esta coach propone para trabajar “desde el Ser” es la de la conquista de nuestro mundo emocional. Esto supone un proceso con respecto a las emociones que África Martín describe en cuatro pasos:



  • Reconocerlas. Es importante identificar la emoción, sea cual sea, pues si no irá directamente a crear la conducta que deseamos evitar (hambre, compulsión por las compras o por ver series de televisión, entre otras). Desde el Coaching te propongo que entrenes la llegada de la emoción, centrándote en ti y poniéndole nombre.

  • Sentirlas. Al identificar que tu conducta es emocional, puedes escanearte para ver qué estás sintiendo; “si en ese momento estás rodeado de gente, puedes reprimir esas emociones, pero sólo momentáneamente”, dice África Martín; “después, a solas, toca escáner”.

  • Analizarlas. Se trata de comprender el mensaje: ¿qué te quiere decir esa emoción?, también hay que ver cuál es el significado que le estás dando a la vida, a las circunstancias internas y externas que estés viviendo, pues “tu significado crea la emoción, por lo que has de mostrar tu capacidad para resignificar dicha emoción, transformándola”, dice la coach fundadora de “Diosas conquistadoras”.

  • Actuar. Esa resignificación es lo que permite la transformación de las emociones; “es preciso que te conviertas en un maestro de tu mundo emocional”, dice África Martín.


El bosque de las voces


Para Noemí Carrión, coach de Voz y Comunicación, existe una conducta que no nos ayuda a escucharnos, como es que “estemos todo el rato juzgándonos”.

Esta experta también ha participado en Coaching Pro Live y como poeta que también es, lo explica mediante la siguiente alegoría: “el bosque de las voces es un lugar de luz y de sombra; cuando nos adentramos en él empiezan a caernos, como hojas secas, numerosas vocecitas”; “lo vas a hacer mal, te quedarás en blanco, harás el ridículo, a nadie le interesa lo que estás contando”.



“Estas voces ni siquiera son nuestras y podría sugerirte que elevaras los ojos a las copas de los árboles para contemplar la luz, pero no, lo que te propongo es que dejes la luz tranquila, pues cuanto más la mires, más tenebrosa y oscura se volverá la sombra”.

Carrión propone “poner atención a la sombra, a aquello que sueles rechazar en ti; de hecho, la sombra en sí misma no es malvada, sino que está hecha de descartes de la personalidad que desechas, porque no encajan en tu ego ideal”.


“Mírate en tus peores momentos, cuando estás mal y no te gustas, cuando te estás rechazando”, dice esta experta en Voz y Comunicación; “no quites la mirada, pues esa persona eres tú y te necesita, requiere tus cuidados, tu atención”; “en tales momentos es cuando más necesitas quererte, recogerte y darte el espacio que precises”.


Para quienes habéis llegado hasta aquí, os confieso algo más: ha sido el hecho de buscar la solución afuera lo que me ha hecho volver a mí interior, a mi Ser, para dar espacio a mi Voz.

El asunto que me ha llevado a silenciarme ha empezado a resolverse desde que me permito sentir esa tristeza. Os digo cómo lo hago: la dejo llegar, le doy permiso para que anegue mis ojos y la invito a sentarse conmigo. Entonces hablamos y siento que me libero de lo que no es mío, aunque forme parte de mí: una sombra.

En estos días de cambio de ciclo, aprovecho para mirar a esa sombra que creía tan oscura y que me causaba tanto miedo.


Noemí Carrión expresa, de forma poética y brillante, cómo hacerlo: “cuando aceptas quién eres, te quieres con todo, con luces y sombras, te amas incondicionalmente; ¿sabes qué pasa entonces? que el miedo se apaga y entonces, sólo entonces, tu luz se enciende, tu voz se enciende

¡Felices Voz y Luz Propias! ¡Feliz Coaching!



Y recuerda que…

  • ¿Qué es lo que estás silenciando de tu vida? ¿Sabes qué es lo que estás rechazando de ti mismo?

  • Te propongo que te conviertas en un maestro de tu mundo emocional.

  • Los síntomas son nuestros maestros y nos ayudan a conocer cuál es el siguiente paso en nuestro proceso.

  • La sombra en sí misma no es malvada, sino que está hecha de descartes de la personalidad que desechas, porque no encajan en tu ego ideal.

  • Cuando te amas incondicionalmente, el miedo se apaga y entonces tu luz se enciende, tu voz se enciende.

11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo