top of page
  • Foto del escritorSilvia Resa López

¿Qué es lo que te dice tu peso?

El del peso corporal, bien sea por exceso o por defecto, es un tema recurrente en estos primeros días del otoño, tras haber tomado tierra, ya de vuelta de las vacaciones. Son pocas las personas que se muestran conformes con su cuerpo en estas fechas; incluso algunas, a pesar de estarlo, manifiestan lo contrario, para seguir la “norma” establecida. Tanto si estás en el primer como en el segundo grupo, desde el Coaching te propongo una cuestión: ¿Sabes lo que te está diciendo tu peso?



Durante uno de los últimos eventos a los que he asistido he comprobado lo habituales que pueden ser las conductas gordofóbicas.

Sin entrar en juicios, uno de los compañeros de mesa dejaba muy claro su rechazo a la mitad de una hamburguesa que se nos sirvió para degustar, ofreciéndosela a otro de los asistentes, quien no dudó en aceptarla.


Lo curioso es que la actitud de rechazo sólo la tuvo el primero, aunque más parecía que se estuviera excusando, como para justificar que, aunque su cuerpo no le gustaba tal y como era, él hacía todo lo posible para enmendarse y adelgazar.

Reconozco que nunca antes había sido testigo de una acción tan compleja de autosabotaje, hasta el punto de que, posteriormente, la contrasté con mi acompañante, quien también percibió la escena de forma similar.



“El cambio no puede venir desde el rechazo”, dice Fran Sabal, nutricionista y creadora de la Escuela de Nutrición Emocional; “has de aprender a agradecerte y amarte ya que, al sanar la relación contigo mismo, arreglarás tu relación con la comida, de forma que ya no la necesitarás para refugiarte, ni tampoco la grasa para protegerte”.

Esta experta ha participado recientemente en una masterclass virtual, “Adelgaza sanando a tu niño interior”, durante la que ha dejado claro que, como tales, las dietas no funcionan, dado que, tras terminarlas “suele darse lo que se conoce como efecto rebote, con un aumento del porcentaje de grasa y la reducción de masa muscular”

Aunque los efectos adversos de someterse a dietas restrictivas no sólo son físicos, “a nivel emocional suele darse una bajada de autoestima, aumentando la frecuencia de pensamientos negativos”:


Sabal te propone un mantra de inicio: “lo he hecho o mejor que he podido con lo que he aprendido hasta ahora”; de esta manera, hay que dejar a un lado la emoción de culpa, sabiendo que el tratamiento es el que ha de adaptarse a ti y no al revés”.


El peso sólo es el síntoma


“Al igual que cuando contemplas un árbol, si está mal y no se ve sano es, posiblemente, porque las raíces no están nutridas”, dice Fran Sabal; “la metáfora aquí se refiere a las raíces, que representan la conexión contigo mismo”.

“Tu peso es tan sólo el síntoma de algo más profundo; en este sentido, cada kilo tiene su historia y, al igual que tu relación con la comida, actúan de mensajeros”.

Entonces, ¿cuáles son las causas reales del sobrepeso y de la obesidad? Fran Sabal las engloba en cuatro tipos:



  • Causas físicas. Relacionadas con la alimentación (tipo y cantidad), si realizas alguna actividad física y cómo es tu higiene del sueño (número de horas y calidad del tiempo de descanso).

  • Causas mentales. Se sabe que, de media, generamos 60.000 pensamientos al día, de los que aproximadamente el 80% son de corte negativo. Además, están las creencias, que suelen estar “encadenadas” a momentos de la infancia y adolescencia, de modo que se han aferrado a tu mente, determinando tu estilo de vida.

  • Causas emocionales. Algunas emociones “dan hambre”, pues confundes apetito con la necesidad de rellenar un vacío emocional por carencia.

  • Causas espirituales. Se produce la desconexión contigo mismo y con la vida; es esa forma de usar la comida como cualquier otra droga.


Aunque hay más, tal y como explica la fundadora de Escuela de Nutrición Emocional en relación a determinadas creencias:

  • Vivir con miedos. En muchas ocasiones te esperas los peores escenarios posibles. El miedo a la vida es una de las causas de la ansiedad y uno de los principales reflejos de la niña o el niño heridos.

  • Tu forma de comer no es genética, por lo que la puedes modificar.

  • Trabaja con tu cuerpo, no contra él. Date cuenta de que durante tu infancia no hiciste nada malo, ni tan grave como para culparte.

  • Diversos estudios avalan la tesis de que la resistencia a bajar de peso se debe a que sientes que la grasa te protege.



La propuesta de Fran Sabal es un ejercicio que consiste en añadir conceptos positivos a la frase que parte de “Tú eres… “. Puedes contar con tus personas favoritas para que te ayuden a completar la afirmación (que, por supuesto, puedes replicar y aplicar a tu gente más querida)

Comparto contigo algunos ejemplos:

  • Tú eres deseado/a.

  • Tú eres bienvenido/a.

  • Tú eres importante.

  • Tú eres maravilloso/a.

  • Somos afortunados de que existas.

  • Gracias por llegar a nuestra familia.

  • Este mundo es mucho mejor contigo.

  • Te amo, realmente, te amo.


Si has llegado hasta aquí, comparto contigo una anécdota estupenda durante el curso virtual “Logra un armario poderoso” impartido, a lo largo de cuatro clases magistrales, por la experta en imagen personal Mamen Abad (mamenabad.com)

Una de sus alumnas de ediciones anteriores compartió su proceso con los asistentes. Habló de cómo había sido su cambio de percepción cuando subió de peso y de cómo había reestructurado su armario, escogiendo prendas y complementos en los que se sentía a gusto y con los que se veía preciosa.

En un momento determinado de su exposición, contó que, si hoy alguien le pregunta ¿cuál es tu talla? ella siempre responde: “justo ésa que me cabe”.


¡Feliz Autoaceptación! ¡Feliz Coaching!



Y recuerda que…

  • Al sanar la relación contigo mismo, arreglarás tu relación con la comida.

  • Tu peso es tan sólo el síntoma de algo más profundo, por lo que cada kilo tiene su historia.

  • Tu resistencia a bajar de peso puede explicarse mediante la creencia de que la grasa te protege.

  • Trabaja con tu cuerpo, no contra él.

  • ¿Qué cuál es mi talla? Pues justo esa que me cabe.

16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page