• Silvia Resa López

El lado más Coaching de… Nacho García de Vinuesa

“Emocionar es, posiblemente, mi tarea más importante como arquitecto”



¿Qué significa para ti ser arquitecto, como estilo de vida?


Realmente en mi vida soy muy exigente estéticamente hablando. Todo lo que tienes alrededor lo analizas en relación a la geometría y el equilibrio. Creo que por eso la gente dice que los arquitectos, y los estetas en general, somos insoportables. Realmente cuando llego a un sitio siempre hago un análisis estético, y no es con ningún afán de criticar, sino simplemente porque mi cerebro lo hace automáticamente,

¿Cómo enlazas el acto de diseñar, de crear lugares donde vivir, con las emociones?


Son fundamentales, es lo que nos mueve en la vida y precisamente cuando diseño pretendo que lo que hago produzca emociones fuertes. Para hacer cosas aburridas no hace falta un profesional y siempre he considerado que emocionar es posiblemente la tarea más importante en mi vida como arquitecto.


¿Crees que algunos de tus proyectos pueden mejorar la existencia de las personas, que pueden servir de cura?


¡Uy, eso está clarísimo!; al diseñar muchos espacios públicos aprendes que los restaurantes, hoteles y clubs son espacios donde la gente va a sanar las partes oscuras de su vida, a compartir, a disfrutar, en definitiva, a mejorar sus vidas; además cuando diseñamos viviendas, desde hace ya muchísimos años, implantamos todos aquellos elementos del Feng-Shui que de forma clarísima nos han funcionado en ocasiones anteriores.


En los años 90, gracias a mi relación con muchos clientes orientales, aprendí sobre esta ciencia e incluso hice varios cursos para poder aplicarla de la forma más científica posible, sin recetas, fundamentos o truquitos de revista progre.

¿Cuánto ha contado la llamada inteligencia emocional en tu evolución?


Es muy importante; siempre me he considerado una persona con capacidad para sentir empatía y quizá ésa debería ser una de las características principales de todo diseñador.


Conectar con la inteligencia de las emociones, con tus compañeros y con tus clientes es algo que simplifica el trabajo para todos; todo comienza a tener armonía. Además, la relación con la familia, amigos y clientes, está claro que influye en el proceso creativo.


¿Conoces el Coaching? ¿has seguido algún proceso de acompañamiento para alcanzar un propósito o un reto?


Tuve la suerte en 2001, hace ya casi veinte años, de tener un novio que fue seguramente de los primeros en aplicar lo que hoy entendemos como Coaching. Venía de una empresa de consultoría y desarrollaron un sistema para entrenar a ejecutivos, ayudándoles a mejorar su forma de dirigir. Estuvo seis meses trabajando en mi empresa, con todo el equipo, para ayudarnos a organizar el trabajo, mejorar las relaciones interpersonales.


Sobre todo a mí, me quedó un gran aprendizaje en cuanto a qué y cómo delegar; a ser capaz de superar el estrés y repartir mis tareas en el tiempo. Aprendí que no todo en la vida es trabajar y que tener tiempo libre y disfrutarlo es necesario para tener la mente clara en el momento de estar en la oficina.

¿Cómo te preparas para lograr un reto? ¿Tienes en estos momentos un objetivo profesional o personal? Si es así, cuál es y ¿qué fecha te has puesto para lograrlo?


La verdad es que tengo un reto, aunque llevo ya tiempo en su desarrollo y estoy casi en la fase final. Con 45 años tuve un gran susto de salud (apendicitis que devino en una peritonitis terrorífica) Esa situación tan cercana a la muerte me ayudó a darme cuenta, por segunda vez en mi vida, de la necesidad de reconducir mi vida profesional y personal.


Me di cuenta que otra vez mi trabajo invadía mi espacio personal de una forma poco saludable, nunca mejor dicho. En ese momento decidí ir desmontando la estructura que tenía en los estudios de Colombia, en Panamá, Estados Unidos y España. Quería dedicarme más profundamente al diseño y evitar todos los problemas y disgustos que acarrea hacer obras y tener a tanto personal.


Me propuse un plazo de cinco años para cerrar los estudios sin perjudicar a nadie, y lo conseguí. Ahora trabajo prácticamente solo y de una forma en la que disfruto, muchísimo más, de todo aquello que sale de mi lápiz, de mi creatividad.

¿Cuáles son para ti los valores principales?


Creo que mi valor principal siempre ha sido el positivismo y de ahí emanan seguramente todos los demás; soy alegre, ilusionado, feliz de mis logros y de mi vida personal. Nunca he sido pesimista.


También he intentado ser muy pragmático, por honestidad con mis clientes, siempre buscando la excelencia y, desde luego, intentando ser mejor persona y mejor jefe cada día.

Un suponer: has de salir de tu casa, de tu ciudad sin saber si vas o no a volver y sólo puedes llevarte una mochila con capacidad máxima de diez litros, o sea, una normalita; ¿qué cosas echarías en ella?


Un bañador, chancletas, dos gorras, pantalón y camisa de lino, mi ordenador, mis gafas, mis bolis borrables de colores, cremas, vitaminas y complementos, un libro y mi medicina de la alergia.

¿Qué es lo que más aprecias y/o te gusta de las personas? ¿Qué mejorarías?


La verdad es que siempre he valorado en las personas que sean francas y claras. También, y muchísimo, que la gente sea trabajadora, antes incluso que inteligente. Pienso que el esfuerzo y el tesón son fundamentales. Seguramente busco aquello en lo que yo mismo he intentado aplicarme.


Tengo que mejorar mucho en mi puntualidad (asociada a la pereza caribeña, que se me pega) porque desde que vivo en Sudamérica reconozco que mi reloj ha cambiado.

Actualmente, que parece que somos de hacer balances, ¿cómo están tus cuentas emocionales? ¿en qué declaras superávit?


Pues mira, gracias a Dios, tengo un superávit de amor. Con Giovanni llevo casi ocho años y desde el principio hasta hoy ha sido un soporte fundamental en mi vida. Tengo superávit también de ganas de vivir y disfrutar, de viajar y de ayudar a los demás.

Perfil AstroCoaching


“Nací un domingo 8 de enero de 1967”, dice este arquitecto, con el sol en Capricornio y un perfil AstroCoaching del que revelamos algunos datos a través de su informe FLOR (Fortalezas + Logros + Oportunidades + Retos). Él comparte la imagen de su ojo.



Entre sus fortalezas destacan su inteligencia, dignidad, exigencia, meticulosidad y practicidad. Como nativo de este signo, Nacho García de Vinuesa tiene una gran determinación para alcanzar objetivos y superar adversidades. Del mismo modo y, dado que está en oposición al signo de Cáncer, comparte con los nativos de este último su disposición para crear un entorno seguro tanto para su pareja como para su familia.


Logros. Son habituales para los capricornio, capaces de dejar a un lado las emociones a la hora de resolver una complicación. Nacho valora antes que nada el trabajo, dado que sus logros obtenidos se han basado en la constancia y bajo un lema que bien podría ser: “hazlo bien, o no lo hagas”


Como oportunidades, hay que destacar que tanto la carrera profesional, como la influencia y el poder son de importancia vital para las personas de este signo. Nacho confiesa en su entrevista para DigaCoaching que ha dado una vuelta a su vida, dando espacio y diferenciando trabajo de vida personal. Es precisamente la consecución de dicho equilibrio lo que le brinda la mayor oportunidad de éxito.


Como retos, a los nacidos bajo la regencia de Saturno se les plantea el aprendizaje de las emociones, aún cuando haya momentos en que les parezcan desagradables. Existe también cierto temor al fracaso que, desde el Coaching, le invitamos a confrontar.


En presente


Nacho García de Vinuesa está enlazado al sector de hostelería y restauración desde hace décadas. Sus proyectos actuales de arquitectura y decoración se inician en Barcelona, donde “estoy haciendo un restaurante de 1500 m2 de superficie y bajo la marca Salvaje”; esta enseña da nombre a otro proyecto en Miami (donde ha finalizado el diseño del restaurante Zanja) y a un tercero en la ciudad de Panamá, capital en la que hace tiempo se ha inaugurado un primer restaurante Salvaje.


En República de Panamá trabaja en un edifico con treinta apartamentos en el casco antiguo, al borde del agua, y en otro de quince apartamentos, de alquiler, con estilos morisco y de los años 20 del siglo pasado. “También en un concept store llamado Nina y en un restaurante de la cadena americana Bluemoon”


Los paisajes de Colombia enmarcan proyectos de García de Vinuesa tales como una casa en las islas del Rosario o los que ha finalizado en la ciudad de Cartagena: un restaurante típico llamado Cande y otro de comida fusión caribeño-meditarránea, Doña Lola.



+34 606 960 499

©2019 by DigaCoaching. Proudly created with Wix.com