• Silvia Resa López

El lado más coaching de... Javier de las Muelas Fernández

“Ser cantinero me permite intervenir y generar emociones”



¿Qué significa para ti ser cantinero, como estilo de vida?


Me gusta el término cantinero, pues para mí las palabras tienen una música. En este caso significa un detalle de humildad, en línea con un léxico muy hispanoamericano a lo Mutis, Vargas Llosa o García Márquez.


El concepto responde a un estilo de vida muy español, del bar como elemento social de integración, donde te permites estar contigo mismo, con tu pareja o con tus amigos. Es un estilo Dry Martini, para lograr un momento de descompresión.


¿Cómo enlazas el acto de beber, de degustar, con las emociones?


Ahora se habla de emociones y sensaciones; son modismos que arrancan una verdad. Beber es un acto que va más allá de saciar la sed, de deleitarse con una bebida, pues hay un elemento social muy potente.


Es por esto que los bares son platós, son lugares de rodaje de películas, de escenas de la vida de las personas; por cierto, que algunas de ellas se creen que son protagonistas; sin embargo, los actores auténticos son nuestros feligreses.


En los bares se inician historias de amor, son lugares de ruptura, de arrepentimiento, donde se hacen negocios, pero sobre todo son espacios de emociones.


¿Crees que algunos de tus cócteles sirven de cura, incluso aquellos que no llevan alcohol?


Intervienen en esa faceta, si bien el alcohol ha de tener el componente de "mucho cuidado”. Cuando no lo llevan, más que de cócteles sin alcohol habría que hablar de combinaciones saludables de vegetales, especias, germinados y lácteos, para que también los más jóvenes se acostumbren a tomar zumos completos.


Una mezcla sin alcohol me resulta más difícil en un bar, pues nunca será tan buena como la sin alcohol que prepares en tu casa.



¿Cuánto ha contado la llamada inteligencia emocional en tu evolución?


Mi trabajo me permite intervenir y generar emociones; mi parte profesional es también una porción de la personal, por lo que aquellas cosas que amo, como el arte, la música, los silencios y la iluminación son relevantes en cada establecimiento, de forma que llegue a ser un clásico para la vida de las personas, que vaya más allá.


En la película "La vida es bella”, el protagonista aprende a ser camarero y su tío le examina sobre la manera de realizar el acto de reverencia; él se va agachando cada vez más, mientras le dice: "uno sirve, pero no se es un sirviente; servir es el arte supremo, Dios es el primer servidor; Dios sirve al hombre, pero no es sirviente de hombres". Esta escena se me quedó fijada, pues se refiere a algo fundamental sobre la cultura del servicio.


No obstante, el sistema a veces es perverso, pues el conocimiento está al alcance de todos y a través de la Red se consigue que lo que sustenta a las grandes empresas sea el servicio; ahora bien, cómo te sirvan ese conocimiento es el quid, es donde reside la diferenciación.


¿Conoces el coaching? ¿has seguido algún proceso de acompañamiento para alcanzar un propósito o un reto?


Lo conozco y es como la figura del asesor espiritual, que te apoyaba para que tú mismo encontraras tus soluciones; se asemeja también a la del psicólogo, con soportes anímicos que se refuerzan mediante técnicas y entrenamientos.


Seguí un curso en 1989 para hablar en público, que fue mi primer encuentro con el mundo del acompañamiento; el coaching para mí es muy útil, ya que no es sólo a nivel de empresarios o de empleados, sino que se da en todos los ámbitos; por ejemplo, cuando uno necesita entrenarse y a veces basta con la escucha. Esa persona que te sepa escuchar, sin consejos.


Llevo años trabajando mi nivel interno, recuerdo que a mi primera barra llegué para curarme de la timidez, pues me obligaba a interactuar con los clientes, para lo que me entrenaba cada día, bien ante un espejo, bien con alguien delante y años después grabando en vídeo, para ver cómo era iba evolucionando mi comunicación.


Otro de mis retos lo conseguí un año que regresé a casa con sobrepeso, pues me gusta mucho comer; empecé a correr en una cinta y me ayudó el concepto de saber desde dónde partía, pues era un aficionado y dónde deseaba llegar, marcándome un objetivo. En este sentido, he vivido las experiencias más maravillosas.


¿Cómo te preparas para lograr un reto? ¿Tienes en estos momentos un objetivo profesional o personal? ¿Qué fecha te has puesto para lograrlo?


Al afrontar un reto las variables no son siempre las mismas. Como proyecto tengo el de continuar con lo iniciado, como el relativo a la actividad de formación con Grupo Planeta, la creación de una universidad gastronómica y continuar como director del máster online de Dirección de Empresas en Alimentación y Bebidas de Ostelea, la escuela de Turismo.


Toco muchas teclas… todas ellas son ideas realizables. Con respecto a otros proyectos que desearía, pues llevar la fórmula Dry Martini a ciudades como Manhattan o Tokyo; o también alguna iniciativa en torno al mundo del café.


La cuarentena nos apagó un poco un proyecto en el que llevábamos invertidos 18 meses con una empresa italiana y que justo íbamos a presentar en marzo: los cócteles envasados; ahora todos están con algo similar.


Sigo apostando por continuar creciendo fuera de España; hay que entrenarse ahora para, en el momento que den el pistoletazo, salir el primero.



¿Cuáles son para ti los valores principales?


Creo mucho en la voluntad, aunque soy vehemente y por ello me cuesta. Para mí también es importante la creencia de que las ideas, cuando son claras y buenas, hay que saber comunicarlas.


Valores como los de alegría, buen humor o lealtad son prioritarios y los contemplo tanto para mí, como para los otros, pues las cosas nacen de uno y luego se llevan a los demás.


Un suponer: has de salir de tu casa, de tu ciudad sin saber si vas o no a volver y sólo puedes llevarte una mochila con capacidad máxima de 10 litros, o sea, una normalita; ¿qué cosas echarías en ella?


Sobre todo muchos recuerdos, experiencias gratas, incluso algunas que provinieran de momentos difíciles; me gustan los libros y aunque no soy fan de las tabletas, acabaría llevando alguna, para economizar espacio.


Como amuleto me llevaría un plástico, silueteado con una navaja, que encontré en la arena durante un maratón de 240 kilómetros en la frontera con Argelia: me recuerda el valor de la humildad, pues al atardecer surgían miles de escarabajos entre la arena, los cuales intentaba no pisar.


¿Qué es lo que más aprecias y/o te gusta de las personas?


Que sean transparentes, buena gente y con una morfología emocional en la que figuren curvas, en lugar de ángulos rectos; también me gusta que se cuiden físicamente, pues considero que uno da satisfacción a los demás no abandonándose.


Valoro que sean afectuosas, lo que me lleva a cuestionar el modelo de la amistad, ya que durante los últimos meses me ha asombrado que personas a las que parecía que no estaba tan cercano me hayan demostrado su aprecio y en cambio otras no se hayan preocupado, revelando que lo que tenían era unos intereses, otros, determinados.


Actualmente, que parece que somos de hacer balances, ¿cómo están tus cuentas emocionales? ¿en qué declaras superávit?


Desde hace tiempo intento no perder el tiempo en hacer balance, a no ser que esté entre personas con las que me encuentre realmente bien.


Desde el punto de vista familiar me siento muy bien, compartiendo vida desde hace 35 años con la misma persona. Mi oficio me permite acceder a mucho conocimiento y desde una plataforma en la que me puedo enriquecer.


Soy ecléctico en mis intereses y mezclo mucho. Soy multivariado.


Perfil AstroCoaching de Agua y Aire


Agua (por su signo solar) y aire (por su ascendente en Géminis) enmarcan el perfil de este Cáncer nacido el 22 de junio de 1955.


Su sol y su luna comparten signo, lo que fortalece al planeta regente del “cangrejo”, así llamado por una de las habilidades de estos nativos: al sentir que invaden su espacio personal, rápidamente se apartan hacia un lado, retirándose a algún lugar seguro, por ejemplo, su hogar y su familia.


En su informe FLOR (Fortalezas, Logros, Oportunidades y Retos) se aprecian los siguientes rasgos:


Fortalezas. Destaca su capacidad de absorción emocional e intuitiva del entorno; es lo que se conoce con el término coreano “nunchi” o habilidad para saber leer el estado emocional de otros.


La imaginación, creatividad, predisposición, su calor espiritual y el carácter personal que es capaz de imprimir a sus proyectos definen su vibración en términos de sensibilidad emocional.


El oficio de Javier está ligado a ese “arte del servicio” que tanto valora y que tan bien desempeña detrás de una barra, elaborando una de sus mezclas en la coctelera.


En homenaje a su madre está Casa Fernández que desde 1989 "es uno de los negocios que se encuentran más próximos a la situación preCovid, en 2019, y esto porque cuando uno tiene problemas vuelve a los orígenes del afecto, a su infancia, donde el cariño estaba presente”, dice el fundador y CEO de Dry Martini Organization.


Logros. Lo que obtiene es porque antes él lo da y con creces; su generosidad y bondad le abren puertas. Javier pondera la humildad y la sencillez, "son fundamentales en las personas”; del mismo modo que invita "a estar desprendido de tu ego, lo cual no es fácil, porque convives con ello”.


Sus logros están basados en la búsqueda de la excelencia, así como en encontrar compañeros de viaje que "se magnifican por los pequeños pero grandes detalles que tienen, por su forma de ser”


Oportunidades. Como nativo de Cáncer, siente predisposición a tomarse las situaciones como algo personal, lo cual le beneficia en su trabajo de cantinero.


Destaca también su sensibilidad tanto a la marca, como al equipo y a los clientes, poniendo su inteligencia emocional al servicio de sus proyectos.


Javier de las Muelas no olvida, sin embargo, la individualidad: "uno tiene que contar consigo mismo; en mi trabajo he sido individualista porque entonces no tenía a gente en mi sector; sin embargo, cada vez me interesa más compartir proyectos”.


Retos. Entre los retos a los que se enfrenta Javier, le proponemos "devolver la pelota”, esto es: sustituir la certeza de que la intuición "no falla", por la pregunta directa a la persona, confirmando o desmintiendo su creencia.


Hay situaciones en las que, al igual que una esponja, absorbe todo lo de su entorno, incluida la toxicidad; expertas como Carolyne Faulkner proponen: "al quitar el tapón de la bañera, quédate en ella y visualiza cómo tus preocupaciones se van por el desagüe, junto con el agua”


Proyectos con valor


"Alguien que me aporte y haga que los proyectos crezcan, equipos que se complementen, compañías que se unan” es el gran plan de Javier de las Muelas, que es consciente de que su empresa no es grande, pero que "añadiría un gran valor”.


Javier de las Muelas anda ocupado en lo que ocurre y concurre en su sector, el hostelero, y aplaude las declaraciones del Premio Nobel de Economía 2004 e investigador de la Reserva Federal Estadounidense, el economista noruego Finn Kydland, a propósito de que muchos "tendrían que darse cuenta de que su sector Horeca tiene un estilo de vida muy español; sus croquetas y calamares generan marca de país”.


En su apoyo a la restauración y al turismo en España ha participado en Juntos por la Hostelería, donde concurren las patronales de restauración (Hostelería de España), alimentaria (Fiab) y de distribución (Aecoc).


Le preocupa que "de los 318.000 establecimientos hosteleros, el veinte por ciento de ellos cerrarán, lo cual es terrible y más en un sector en el que el 90% no tiene una situación boyante, pues dan empleo a menos de cinco trabajadores y el 70% dispone de una plantilla de dos empleados”.


En el proyecto Bullipedia, de Ferrán Adriá, lleva colaborando desde hace dos años, pues coincide con el icónico chef en que "en el sector todos importan, tanto el restaurante tres estrellas Michelín, como el bar de la esquina”.


El sueño de Javier de las Muelas consiste en "volcarme en acciones que tengan valor para el sector, lograr medidas para obtener presencia y para desechar la afirmación de que Horeca es el reflejo de lo peor de cada casa, cuando es en cambio muy profesional”.

Es por esto que el empresario, cantinero y creador de la marca de establecimientos Dry Martini es parte de la junta del Gremio de Restauración de Barcelona; "un grupo con calado empresarial, con valor para el sector y que puede funcionar como lobby, en defensa de los intereses de aquellos que tienen este oficio como su estilo de vida”.



+34 606 960 499

©2019 by DigaCoaching. Proudly created with Wix.com