• Silvia Resa López

Desbloquear la energía de los ancestros

Por estas fechas se produce, querámoslo o no, un acercamiento a los integrantes de las generaciones que nos precedieron. Para algunos son los padres, abuelos, incluso hermanos, entre otras personas queridas, las que trascendieron. Es posible que, aunque hayamos hecho el duelo correspondiente, percibamos cierta inquietud, nos demos cuenta de la repetición de determinados patrones en nuestra vida e incluso que sintamos su presencia, como si aún siguieran en este plano. Desde el Coaching, te invito a desbloquear esa energía detenida para seguir con tu vida



Llevo algunos días recordando a mi abuela sevillana. Veo su imagen erguida, su moño entrecano y su mirada inteligente, a juego con una mueca burlona. Oigo su voz, con ese acento inconfundible de la ciudad de Híspalis, diciéndome algo con un doble sentido que entienden sobre todo los niños.

La recuerdo y deseo correr hacia ella y abrazarla, diciéndole lo mucho que la echo de menos desde que se fue, hace años.

Creo que Mercedes representa esa parte de niña que aún brilla en mi interior, por lo que doy la bienvenida a su recuerdo.

Sin embargo, que me acuerde de ella debe de tener algún significado; al menos es lo que me pregunto estos días.

Así que he llegado a plantearme canalizar esa energía y… a ver qué pasa.


"Para canalizar a otras personas, a seres fallecidos, cuanto más libres estemos de nuestra propia información, mejor”, dice Teresa Borotau, fundadora de la Escuela de Sensibilidad, Canalizadora y experta en Constelaciones Familiares; "la percepción extrasensorial requiere una gran receptividad, es un estado de inspiración, algo que llega de fuera y que recibimos porque tenemos los poros abiertos, por expresarlo de una manera gráfica”.

"¿Notas el movimiento energético que se genera en torno al día de Todos los Santos?”, pregunta Sami Osorio, fundadora de Escuela de Libertad Cuántica; "quizá percibas un acercamiento hacia tu familia, o todo lo contrario”.

"Es normal que, por estas fechas, se recuerde, se dediquen in memóriam, se honre y se dé un espacio a esas personas, a esos familiares que ya no están con nosotros, por lo que es posible que nos llegue esa energía, un movimiento asociado a ellos”. La citada experta, que en estos días promociona el curso online "Memorias del Árbol Familiar”, aclara algunos aspectos relacionados con dicha disciplina:



  • El pasado familiar de cada uno tiene una relación directa con la forma en la que vivimos el presente.

  • En la familia existen "dobles” con los que estamos conectados y con quienes tenemos un aprendizaje común.

  • Comprender nuestro árbol familiar nos ayuda a liberar la energía que ha quedado bloqueada en nosotros por las experiencias que nuestros antecesores tuvieron.

  • En el árbol familiar hay muchas heridas que arrastramos, aunque no nos correspondan, las cuales podemos sanar.


Capacidades extrasensoriales


"Todos acumulamos emociones y sensaciones que no nos pertenecen”, dice Teresa Borotau, "y todos tenemos también habilidades sensoriales para canalizar”. Es mediante tales capacidades como esta experta nos propone desbloquear las energías acumuladas, siguiendo un proceso de tres pasos:

  1. Limpieza profunda. "Lo primero es vaciarse de todas esas emociones estancadas, de creencias y conflictos relacionados con el propio proceso personal”; "se trata de sanar las cuestiones pendientes, para estar en paz”.



Esta detox o limpieza de información permite a nuestros sentidos estar más receptivos; "es como volver a ser un niño, atento y con deseos de aprender”, dice Teresa Borotau.

La limpieza también es extensiva al cuerpo, por dentro y por fuera, para lo cual nos propone consumir alimentos no procesados. En cuanto a la casa, "es importante limpiarla, deshaciéndonos de cosas que no utilicemos”.

"Así es como se distinguen mejor los matices, pues en la percepción sensorial lo interesante son los grados”.

  1. Olvidar creencias propias. "Si tenemos pensamientos o ideas prefijadas, incluso monolíticas, dejaremos de estar atentos al momento presente”.

  2. Estado de presencia. Se trata de prestar atención al cuerpo, de sentir nuestra corporeidad; "para ello podemos realizar alguna meditación, incluso actividades físicas que nos conecten con ella”, dice Borotau; "pues es a través de dicha corporeidad como vamos a percibir, con lo que nuestras capacidades extrasensoriales serán mayores cuanto más conscientes seamos de nuestros respectivos cuerpos”.


Somos parte de un sistema ancestral


"¿Te has preguntado alguna vez por qué algunas familias se ven envueltas en problemas que impiden la felicidad de sus matrimonios? ¿o por qué otras experimentan relaciones muy difíciles? ¿sabes por qué en tu familia ha habido personas con trabajos ingratos o con frustradas relaciones amorosas?”, son algunas de las preguntas que se plantea Rebecca Linder, autora de "Cómo sanar tu historia familiar”.

"Todas las familias tienen sistemas de opinión ocultos y tradiciones erróneas que se transmiten de generación en generación; tal vez seamos conscientes de la historia física de nuestros ancestros”, dice Linder; "pero la mayoría no intentamos descubrir la predisposición de nuestras familias a los bloqueos emocionales y espirituales que, eventualmente, pueden ser vitales para nuestro éxito, salud y bienestar como nuestro conocimiento de la historia médica”.

Afortunadamente, Linder tiene buenas noticias: "sólo hace falta una persona que elija hacer un cambio para influir en el todo de un modo positivo; alguien armado de deseo, coraje, determinación y corazón, que busque la verdad para lograr el éxito”.

¿Cómo podemos hacerlo? Linder nos propone varios escalones, hasta llegar a la sanación del sistema familiar al que pertenecemos:


  • Primer escalón: concienciarse. Identificar las creencias familiares forma parte del primer paso hacia la sanación, según esta autora. "Nuestra sociedad nos transmite muchos códigos silenciosos de un modo inconsciente”.



Linder describe diversas creencias familiares relacionadas con la economía, que influyen en el bienestar físico y la salud, en la educación y el trabajo, en la espiritualidad y en las relaciones.

Un ejemplo relacionado con lo último es la afirmación: "mejor lo hago todo solo pues, si los demás me ayudan, evidencio mi debilidad e incapacidad”.


  • Segundo escalón: superar juicios y temores. "El mundo está lleno de creencias basadas en información equivocada”, dice Linder, quien nos propone superar los juicios que hacemos de nosotros mismos y de los demás.

  • Tercer escalón: evitar quedarse atrapado. La autora lo expresa también como "superar el día de la marmota”, es decir, salir del bucle emocional. "Para liberar nuestros sentimientos debemos expandir la conciencia y comprender algo nuevo”.

  • Cuarto escalón: encontrar el tesoro. Podemos descubrir la belleza que está en el interior de cada uno, "transformando tus debilidades en fortalezas, liberándote de la codependencia, perdonando a los demás y aceptando a las personas tal y como son”.

  • Quinto escalón: establecer una conexión espiritual. "Cuando nos movemos hacia la luz, conocimiento o verdad, nos vemos con mayor claridad”, dice Rebecca Linder; "nos concienciamos de una foto más completa, en la que vemos nuestras características positivas, así como las negativas”.


Para quienes habéis llegado hasta aquí, comparto con vosotros una afición: la visita a los cementerios. Son lugares en los que percibo una gran paz, donde reconecto conmigo y me siento más cerca de experimentar el amor incondicional.

Suelo visitarlos cuando todavía hay luz y preferiblemente cuando hay menos gente, por lo que en estos días no será fácil verme en uno de ellos. Llenos o vacíos, lo interesante es que los campos santos me acompañan en mi propósito.

Que ¿cuál es mi propósito?, pues ser esa persona con deseo, coraje, determinación y corazón para, tal y como describe Rebecca Linder, buscar la verdad de mis ancestros y su reflejo en mi vida actual.

¿Y tú? ¿te sumas a este movimiento de sanación del Árbol Familiar?


¡Feliz Estrategia de Sanación Familiar! ¡Feliz Coaching!



Y recuerda que…

  • Tu pasado familiar guarda una relación directa con la forma en la que vives el presente.

  • Podemos sanar las heridas que arrastramos de las generaciones precedentes.

  • Lo primero es vaciarse de todas las emociones estancadas, de creencias y conflictos relacionados con el propio proceso personal.

  • Tomar conciencia de las creencias familiares, evitar los juicios y descubrir la belleza interior son pasos para sanar tu linaje.

  • Basta con alguien armado de deseo, coraje, corazón y que busque la verdad para influir en el todo de un modo positivo.


6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo