• Silvia Resa López

¿Cuál es tu esencia verdadera?

La experta Irina de la Flor finaliza el ciclo de seminarios web “El coaching a tu servicio”



La naturaleza, la de cada uno, constituye nuestra verdadera esencia, revela lo auténtico de cada cual; para hallarla, es preciso despertar los tres pilares de la consciencia, como son la aceptación de lo que hay, la evitación de los juicios y la desidentificación.


Durante 16 semanas, entre los meses de abril y agosto, y de forma virtual la experta en Coaching Consciente Irina de la Flor ha impartido otros tantos seminarios virtuales bajo el título genérico “El Coaching a tu servicio”. A su vez, esta iniciativa se inscribe en el proyecto “Lo Mejor de Mí”, dirigido por De la Flor para la Fundación Vivo Sano (FVS).


“Dicho proyecto está enfocado a una sociedad mejor, más consciente y amable en todos los sentidos, tanto físico, mental, emocional como medioambiental” dice la reputada coach, casi al término del seminario; “sois los únicos que podéis diseñar los pilares para construir esa casa de vida feliz que os merecéis”.


“Nuestro cuerpo mental, emocional y físico intentan llevarnos al equilibrio” dice Irina; “si somos fríos y no cambiamos, o demasiado autoexigentes, incluso poco responsables, todas estas actitudes tienen un precio, que se paga en términos de sufrimiento”.


Para paliarlo podemos buscar nuestra verdadera esencia, para lo que disponemos de herramientas para saber dónde queremos ir, para definir una estrategia que nos permita llegar allí, donde deseamos ser más felices “no obstante, hay otras razones por las que no alcanzamos la felicidad”, dice De la Flor.

“Hemos de saber qué es lo que podemos y no podemos cambiar, por ejemplo, una circunstancia cultural, social o global quizá no pueda modificarse, pero sí nuestro ser interior, ese envoltorio que crea nuestra mente y que era tan necesario para nosotros cuando éramos pequeños”.


En su último webinario del ciclo, la directora de “Lo Mejor de Mí” explica que, para algunas personas y llegado un momento, dicho envoltorio se les queda pequeño, por lo que, sin juicios, dado que hay otros que están así bien, podemos enfocarnos hacia el llamado ser ilimitado y potencial.




Ejemplos modélicos


“Con personajes como Teresa de Calcuta y su gran compasión, o el ingenio de Da Vinci; podemos tener la generosidad, la amabilidad, la paciencia, la dulzura, la comprensión o la sabiduría de cualesquiera que consideremos los mayores representantes de tales habilidades”, dice Irina de la Flor; “podemos ser en el fondo mucho más auténticos”.


Estos grandes nombres o las personas a quienes admiramos hicieron o hacen su propio camino, por lo que cada uno de nosotros necesita su propósito personal; “lo divertido es que cada uno es muy diferente de los demás”, dice Irina, que nos propone “tener una actitud positiva al diseñar nuestro reto”.


“Cada cual tiene algo muy especial, cada cual da algo distinto al mundo; hemos de seguir nuestros sueños y nuestra pasión, pues ésta es la dirección de ser auténticos”. La coach nos propone, en primer lugar, “conocer quiénes somos, qué nos apasiona, qué nos hace felices y seguir ese camino”.


Se puede partir de afirmaciones como “yo valgo como persona, merezco ser feliz y llegar al máximo de lo que pueda en equilibrio” y es importante “recordar a mis seres queridos, mis obligaciones, cuidar de mi entorno, mi salud, a mis amigos, asociarme a una pareja que me aprecie y saque lo mejor de mí, disponer de tiempo de ocio, estar estimulada cultural e intelectualmente, tener buena relación conmigo misma, saber estar conmigo misma, para lo cual mi mente debe estar bien entrenada”.


Esa búsqueda de la autenticidad, de la verdadera esencia, se logra mediante los denominados Tres pilares de la Consciencia, que Irina de la Flor enuncia:


Pilar de la Consciencia 1. Aceptación de lo que hay. Podemos observar la circunstancia, emoción, pensamiento de la mente y la resolución a diario por cada episodio de dolor que experimentemos; dándonos cuenta de en qué situaciones tengo esa emoción.


Pilar de la Consciencia 2. Evitar los juicios internos y externos, esto es, hacia uno mismo y hacia los demás. Es algo que hacemos mecánicamente. Los juicios son comparaciones que nos alejan del equilibrio, no son adecuados para la gestión apropiada de los conflictos.


Pilar de la Consciencia 3. Desidentificación. Para desidentificarnos ponemos nombre a la mentira, que puede ser el no merezco, no puedo, puedo más o valgo más que los demás, pues en función de esas mentiras se generan las personalidades. Nos preguntamos con qué mentira está trabajando la mente y que me produce un dolor. Se entrena: si creo que los hombres son malos, tendré malas relaciones con ellos, aunque la mayoría son buenos.


“La supraconsciencia, parte del ser por encima de los procesos mentales, se despierta con la aceptación de lo que hay, evitando el juicio externo e interno y mediante la desidentificación”, dice Irina de la Flor, directora de “Lo Mejor de Mí”; “una vez despertada esa supraconsciencia viviremos sin lucha, de forma más divertida, plena y sencilla”.


4 vistas

+34 606 960 499

©2019 by DigaCoaching. Proudly created with Wix.com