• Silvia Resa López

Cómo identificar las conductas narcisistas

Sí, has leído el título correctamente, ya que narcisista puede serlo la conducta, aunque no el individuo. A propósito de ello, ¿sabes definir el narcisismo? ¿e identificarlo? ¿hay alguna persona de tu entorno que presente determinados rasgos que se asocien a dicho trastorno? ¿conoces la forma de gestionarlo? Desde el Coaching, te damos algunas pistas



¿Para qué traigo a este foro un tema que tiene que ver con un trastorno psicológico? La respuesta es simple: se trata de una conducta que afecta a las relaciones que la persona con dicho desorden mantiene con los demás, siendo éste el abordaje posible desde el Coaching.


Por su parte, sus familiares y amigos, pareja incluida, son quienes pueden sufrir los comportamientos narcisistas. No obstante, en Coaching nos gusta decir que, si bien el dolor no es siempre evitable, el sufrimiento sí se puede esquivar. Empezamos.

“Es un desorden de la personalidad por el que el individuo espera atención constante, experimenta celos si no obtiene lo que necesita o desea, se manifiesta como superior a todos los demás y no le gusta aceptar las críticas”, dice Cynthia Emilce Oliverio, experta en Abuso Narcisista; “no tiene empatía, se muestra egoísta y egocéntrico”


Según Oliverio, que es también formadora de Mujeres profesionales en Relaciones Tóxicas, “por sentirse admirable, no se responsabiliza de sus acciones”

No obstante, “la persona con conducta narcisista puede ser encantadora durante algún tiempo, si bien tiene necesidad extrema de reconocimiento”.



Pasos para soltarse de una relación narcisista


“El trastorno de personalidad narcisista se caracteriza por un patrón de grandiosidad, necesidad de adulación y falta de empatía”, dice Cynthia E. Oliverio, que se centra en el caso específico del hombre con conducta narcisista; “busca relacionarse con mujeres altamente empáticas que los validen y soporten sus ambivalencias”.

Éxito profesional, belleza, fama, dinero o un mix de todo ello es lo que busca la personalidad narcisista en su pareja y amigos. Por su parte, estos últimos, particularmente las parejas, suelen presentar “factores de dependencia afectiva o codependencia”, según esta experta.


Oliveria distingue entre el narcisismo clásico o de alto funcionamiento, que se manifiesta mediante conductas de superioridad ante los demás, al tiempo que la necesidad de que sean los otros quienes certifiquen esa relevancia.

El narcisismo vulnerable se da en personalidades tímidas que, a pesar de creer en su superioridad no les gusta llamar la atención. El invulnerable “busca glorificación y placer de forma constante en las personas con las que se relaciona el individuo”.

Existe, en esta clasificación, el narcisismo traumatizante, que se expresa mediante la explotación y la manipulación de los otros. El narcisismo invertido o por compensación, caracteriza la conducta encubierta y vulnerable; se da en personalidades dependientes, “que necesitan a alguien a quien puedan estar atados”.



Los pasos que Cynthia E. Oliveria prescribe para soltar una relación con alguien que presenta conducta narcisista son los siguientes:

  1. Tomar la decisión. Sea de pareja, sea de amistad, la relación con otra persona con conducta narcisista es tóxica. Así que el primer paso consiste en ser consciente de ello. Oliveria recomienda el acompañamiento de un terapeuta profesional en este proceso.

  2. Darse tiempo y espacio. Para llorar, enfadarse y extrañar la relación que se ha decidido romper. “Es preciso evitar volver atrás y retomar el contacto con la persona de conducta narcisista”, dice Oliveria.

  3. Autocuidado. “Elegirse, priorizarse, retomar actividades que se hayan abandonado, desarrollar hábitos saludables tales como la meditación, hacer ejercicio, escribir y alimentarse de forma saludable”.

  4. Reconocimiento y agradecimiento. “Comenzar el día reconociendo tu valía, tu riqueza como persona y terminarlo con el agradecimiento por estar en el camino de sanación del abuso narcisista”, dice Cynthia E. Oliverio.

  5. Análisis objetivo. Poner en valor tu proceso, “es momento de dejar ir los malos recuerdos y poder compartir tus vivencias con otras personas, para transmitir el mensaje de que es posible sanar el abuso narcisista”.

  6. Aceptación. Cuando se acepta lo que se ha vivido, la persona percibe las cosas como son, en lugar de tener una venda en los ojos. La persona con conducta narcisista ya no tiene poder sobre ti.

  7. Asegurarse de no volver a ser abusado. Este paso requiere “un trabajo continuo de crecimiento personal”, dice Oliverio, quien advierte: “si el proceso de sanación no llegó hasta la raíz de la relación tóxica de origen, la persona volverá a toparse con otras que presenten conductas narcisistas”. De ahí que proponga “fortalecer la autoestima, el amor propio y el merecimiento”.


“Si la persona no está lista para soltar puede que haya algo en su relación tóxica de origen que aún no ha salido a la luz y que, desde el inconsciente, le está entorpeciendo la toma de decisión de abandonarla” dice Oliveria, quien subraya que en este proceso de acompañamiento no hay juicio ni de la persona ni de la conducta.


Factores que lo explican


“El narcisismo está en el clan, por lo que es preciso sanar la relación tóxica de origen en el hogar de crianza y en el árbol genealógico para poder darle un corte y sanar”, dice la experta Cynthia E. Oliveria, a propósito del trabajo de sanación que puede hacerse a partir del sistema de Constelaciones Familiares.

“Un padre o una madre con conducta narcisista la traen impresa en el ADN transgeneracional”; “el patrón tóxico de abuso narcisista se transmite de forma inconsciente a través de las generaciones, por lo que podemos encontrar generaciones enteras con figuras que presentan dicho perfil y que, a su vez, crean otros nuevos, o también los de personas que son atraídas y sometidas por otros individuos con conducta narcisista”, dice Oliveria.


Esta experta, que ha creado el curso gratuito virtual “Cómo ayudar a una mujer a sanar el abuso narcisista”, distingue los principales factores desencadenantes del comportamiento narcisista:

  • Padres excesivamente estrictos. En este punto destacan conductas de proyección a través de los hijos, el chantaje emocional, el desmerecimiento y la humillación de los hijos mediante la crítica destructiva o la comparación con los demás, también con efecto negativo para el hijo. Estas conductas entran de lleno en las heridas de la humillación, la injusticia y la traición, que posteriormente pueden condicionar el comportamiento de la persona en su edad adulta.

  • Falta de simpatía en la niñez. El afecto es imprescindible para el desarrollo de la salud emocional; nos ayuda a sentirnos parte del clan, aportándonos seguridad y refugio.

  • Elogios desmedidos y consentimiento excesivo. Se trata de conductas propias de padres y madres que no desempeñan correctamente su rol como tales. Puede generar un tipo de apego evitativo en el pequeño.

  • Horarios impredecibles con cuidados negligentes. Hace referencia a la herida del rechazo, que también marca nuestra vida de adultos.

  • Sentimiento de abandono durante la infancia. Es otra de las heridas del alma, que conlleva inseguridades y miedos para la niña.

  • Crítica constante. Hace que el pequeño sienta que no es capaz de hacer nada bien.

  • Abuso, en cualquiera de sus formas y maneras.


Estos factores, estas heridas, pueden explicar el desarrollo de conductas y comportamientos narcisistas, si bien no lo justifican. En este sentido, si sientes que tu pareja, amigo o familiar presenta un comportamiento como los descritos, te propongo que busques el apoyo psicológico profesional necesario para sanar al 100% tus relaciones, contigo mismo y con tu árbol familiar.

¡Feliz Liberación y Sanación! ¡Feliz Coaching!



Y recuerda que…

  • El trastorno de personalidad narcisista se caracteriza por un patrón de grandiosidad y de falta de empatía.

  • Este tipo de relación implica a un interlocutor que interpreta el papel de víctima, con una baja autoestima.

  • La persona con comportamiento narcisista rechaza las críticas y no se hace responsable de su desempeño.

  • Para asegurarse de no volver a ser abusada, la persona ha de llegar al origen de esa relación tóxica que desea superar.

  • Una paternidad o maternidad estrictas pueden ser el inicio en el desarrollo de la futura conducta narcisista.

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo